Saltar al contenido

Probamos la Kymco People S 200i 2008

[tab name=’Made in Taiwán’]

    Recibe todas las noticias cada martes

    Víctor Guerrero– Ahora entiendo por qué llaman a los países del sudeste asiático «dragones del Asia Oriental», siendo Taiwán uno de los que mejor reflejan esta realidad, con un crecimiento económico frenético desde los sesenta, basado, principalmente, en productos de alta calidad y a precios muy competitivos.

    Esta particularidad de un país como Taiwán, en el mundo de las motos, significa vehículos perfectamente comparables a los modelos japoneses o europeos, ya sea a nivel de prestaciones o de fiabilidad mecánica.

    Vale, reconozco que puede parecer exagerado, eso mismo pensé yo antes de subirme a esta Kymco, que una japonesa es una japonesa, al igual que las italianas, y más en el segmento de los scooter de rueda alta. Sin querer cuestionar este hecho, lo cierto es que la People S 200i nada tiene que envidiarles, con una mecánica suave y potente, una estabilidad y frenada inmejorables, y muchas otras soluciones que te sorprenderán.

    Si fuera posible medir la calidad precio de las motos de una manera real, estoy convencido de que este modelo tendría muchos números para ganar en su categoría, con un precio verdaderamente contenido que la convierte en una opción muy recomendable para la ciudad y el extrarradio.

    Si lo tuyo es comprar con la cabeza y no con el corazón, si tienes claras tus necesidades, y si el factor económico es importante, no tengo la más mínima duda de que la tendrás en cuenta. Lo cierto es que no va nada mal, y te la recomiendo sinceramente.

    [/tab]

    [tab name=’Sector en auge’]

    El scooter de rueda alta es, desde hace años, un tipo de motocicleta muy popular en nuestro país. Cada vez son más los modelos a escoger, entre los que destacan los más veteranos, esos que ya llevan unas cuantas generaciones a sus espaldas, como la SH de Honda o la Liberty de Piaggio, que son -o han sido- las dos grandes referencias de este mercado.

    El éxito de estos scooter no sólo se mantiene, sino que va en aumento, porque ahora más que nunca las marcas se están animando a entrar en este competido sector, como lo ha hecho recientemente Suzuki con el Sixteen, o como lo hizo en su día Kymco con su People.

    Muchas son las diferencias entre este tipo de scooter y los de rueda pequeña, enfocados a un uso más urbano por montar llantas de 10,12 o incluso 13 pulgadas. Todo lo que distingue a unos de otros, para lo bueno y para lo malo, nace del tamaño de la rueda.

    Por ejemplo, la rueda pequeña permite disponer de más espacio en el baúl, que suele ser suficiente en la mayoría de modelos, por pequeños que sean, para depositar un casco integral. Y no sólo eso, porque también se mueven con mucha más agilidad entre coches y son bastantes más ligeras, sin contar los maxiscooter, que se diferencian en este punto de los scooter rueda pequeña de toda la vida, al haber sido concebidos para otro tipo de uso, más interurbano.

    Las ventajas inherentes en estos scooter -agilidad y capacidad de carga-, poco o nada tienen que ver con las que te ofrecen los de rueda alta, que son principalmente una mayor estabilidad en recta y curva; un incremento de la seguridad en las frenadas; y en general, un comportamiento mucho más parecido al de una motocicleta.

    No obstante, es un hecho indiscutible que cuesta más moverse con ellas entre los coches, y que disponen de un espacio muy limitado bajo el asiento.

    Así las cosas, Kymco ha hecho un buen trabajo con la People a la hora de subsanar algunas de estas debilidades, al mismo tiempo que se han potenciado sus puntos fuertes, haciendo del modelo la gran alternativa del sector, con el factor precio como su gran baza. Lo único que se le puede criticar es, así de entrada, el diseño de la parte trasera, lejos del estilo más acertado de sus competidoras. A mí particularmente me tira el de la Aprilia Sportcity, pero ya se sabe, sobre gustos…

    [/tab]

    [tab name=’El destello del amanecer’]

    Kwang Yang Motor Company, este es el origen de las siglas de Kymco, siendo las dos primeras palabras las más originales, las que simbolizan el espíritu de superación diario de la compañía: Kwang Yang, es decir, el destello del amanecer. Muchos amaneceres de duro trabajo e inspiración habrán sido necesarios para adquirir los niveles de calidad actuales, comparables perfectamente a los de la competencia.

    En este caso, la People S 200i incorpora el último grito en tecnología, que le permiten pasar sobrada la normativa Euro 3, gracias a unas emisiones que no superan los dos tercios de los valores límite.

    Para lograrlo, han recurrido al sistema de inyección de Synerject, uno de los proveedores mundiales de este tipo de dispositivos. El sistema gestiona electrónicamente los parámetros facilitados por los sensores, encargados de calcular la posición del cigüeñal, la del acelerador, la presión y la temperatura. Además, su mantenimiento es muy sencillo mediante los dispositivos tipo PDA.

    Para cumplir rigurosamente con la normativa, también se ha instalado un catalizador de doble vía y el novedoso sistema SAS (Secondary Air System), que permite la entrada de aire atmosférico en el interior del escape, mejorando la combustión de los gases y reduciendo por lo tanto la contaminación.

    Sin embargo, si se quiere destacar, no basta con este tipo de innovaciones tecnológicas, ocultas a los ojos de la mayoría de clientes, y es necesario atraerlos con otras soluciones más visibles. En esta dirección destacan el ancho faro delantero, con doble bombilla halógena, así como los intermitentes de leds, más luminosos que los de bombillas tradicionales. La cerradura 4 en 1, desde la que podrás abrir el asiento y la guantera, también es un detalle a destacar.

    [/tab]

    [tab name=’Práctica y divertida’]

    Por concepto, cilindrada y comportamiento, la Kymco People S 200i se erige como una opción muy válida para moverte por ciudad, extrarradio, y por qué no, para algún que otro viajecito de corta distancia.

    En la urbe, sus prestaciones te permitirán salir rápido de los semáforos, con una fuerza muy aprovechable hasta los 50 km/h, y lo mejor de todo, con unas cifras de consumo muy contenidas -unos 3,6 litros/ 100-. Lo único mejorable es el indicador de gasolina, que se vuelve un poco impreciso cuando llegas al último tercio del depósito, es decir, la aguja se queda en la E de Empty (vacío) faltando un litro y medio, o más, de carburante. Nada importante, pero viene bien tenerlo en cuenta.

    Evidentemente, las prestaciones no son lo único relevante a la hora de decidirse por un scooter, y se deben valorar otras facetas.

    Una de las más importantes, la capacidad de carga, ha sido bien resuelta a pesar de sus llantas de 16 pulgadas delante y detrás, con un espacio muy generoso bajo el asiento, donde podrás guardar casi de todo menos, claro está, el casco. Si realmente necesitas depositarlo en la moto, siempre puedes dejarlo en la pitón del manillar o en la caja opcional, eso ya depende de ti. Pero la cosa no acaba aquí, porque la guantera te ofrece un espacio extra muy útil, con dos espacios independientes, ideales para dejar pequeños objetos, ya sea la pinza antirrobo, el trapo, y todas esas cosas que puedan ser de utilidad en algún momento.

    Un detalle que refuerza la carga total es el suelo plano, sin irregularidades de ningún tipo y de dimensiones considerables, donde podrás, gracias al gancho, transportar casi de todo siempre que lo hagas en condiciones de seguridad (a evitar: perros, esquís, niños, y esas cosas que se ven de tanto en cuando, al menos en mi ciudad).

    Ya que he mencionado la seguridad, sin duda otro de los temas clave, veamos cómo se ha resuelto en la People. De entrada, las ruedas de 16 pulgadas son una ventaja en este terreno al mejorar, por un lado, la estabilidad general de la moto, y por otro, la distancia de frenado, características que comparten todos los scooter de rueda alta. Pero siempre se puede rizar el rizo, y así lo ha hecho Kymco montando dos grandes discos de 260 mm, uno delante y otro exactamente igual detrás. A la hora de la verdad, la frenada es espectacular si usas los dos discos simultáneamente, siendo el trasero el encargado de marcar la diferencia, gracias a un rendimiento muy superior al de los tambores tan usados en la categoría.

    Afortunadamente, existen otros elementos enfocados a mejorar tu seguridad, como el sonido de los intermitentes (por batería de leds), tan audibles que nunca más te los olvidarás puestos, o la calidad de los retrovisores, sencillos aunque con un campo de visión inmejorable y sin vibraciones.

    ¿Qué otra cosa buscas en un scooter? ¿Confort? Pues ningún problema, esta Kymco deja el listón altísimo en comodidad, suavidad, ergonomía, sonoridad, y todos esos componentes que ayudan a sentirse bien sobre la moto.

    Destaca la pequeña cúpula de corte deportivo que protege sin romper las líneas de la moto, nada que ver con esas grandes pantallas opcionales, muy útiles en caso de lluvia pero algo molestas cuando el tiempo es agradable, y del todo insoportables cuando el viento sopla con fuerza.

    En marcha es imposible no sentirse a gusto encima de ella, con los brazos en buena posición y los pies con espacio para moverse, aunque con un asiento que se puede mejorar, sobretodo porque el desnivel que separa las dos plazas te limita el espacio, así como su tacto, que no es nada del otro mundo. A pesar de todo, te sentirás tan bien que no podrás evitar llevártela un poco más lejos.

    Saliendo de la ciudad

    Finalmente, está claro que la People S 200i es una buena opción para moverte por las cercanías de las grandes ciudades, y podrás circular tranquilamente en línea recta o con alegría cuando lleguen las curvas.

    En el primero de los casos, la moto se aguanta perfectamente hasta el corte de inyección, situado justo antes de llegar a los 120 km/h, si bien es verdad que si sopla el viento considerablemente, no es muy recomendable pasar de 100 km/h, porque a partir de esa velocidad empezará a moverse.

    Por otro lado, en las curvas es una moto muy fácil de conducir, capaz de ofrecerte diversión sin tener que cambiar de marcha ni nada por el estilo. Lo único que echarás en falta es un poco más de respuesta en la zona media, porque pasada la patada inicial, que te lleva hasta los 50 km/h en un abrir y cerrar de ojos, el motor cae un poco de vueltas hasta que no llega a los 80 km/h, aproximadamente.

    Si tienes experiencia conduciendo motos, ya sabrás que con unas ruedas de 100/80×16″ delante y 120/80×16″ detrás, dos discos de 260 mm, 116 kg de peso y una potencia que ronda los 11 cv, podrás circular a un ritmo decente, especialmente en carreteras ratoneras.

    Resumiendo, una opción a tener en cuenta porque ofrece una calidad perfectamente comparable a los modelos de la competencia, pero con una carta ganadora, la del precio, porque los 2.599 € que vale la convierten en una de las más económicas de la categoría.

    Una prueba de Víctor Guerrero.

    [/tab]

    [tab name=’Ficha/Imáges’]

    Motor: Monocilíndrico 4 tiempos
    Potencia: 11,0 CV a 7.500 rpm
    Arranque: Eléctrico y pedal
    Refrigeración: Aire forzado
    Diámetro por carrera (mm.): 60 X 57,8
    Cilindrada (cc): 163 cc.
    Relación de compresión: 9,5:1
    Distribución: Válvulas SOHC
    Encendido: Electrónico controlado por unidad de control ECU
    Arranque: Eléctrico y pedal
    Par motor: 12,2 Nm a 6.500 rpm
    Lubricación: Carter húmedo y bomba
    Embrague: Centrífugo automático
    Cambio: Variador continuo
    Suspensión delantera: Horquilla telescópica hidráulica
    Recorrido (mm.): 80
    Suspensión trasera: Doble amortiguador regulable
    Recorrido (mm.): 50
    Freno delantero (mm.): Disco 260
    Freno trasero (mm.): Disco 260
    Neumático delantero: 100/80×16″
    Neumático trasero: 120/80×16″
    Dimensiones L x Al x An (mm.): 2.010 X 1.300 X 720
    Distancia entre ejes (mm.): 1.350
    Distancia al asiento (mm.): 800
    Peso (Kg): 116
    Depósito de gasolina (litros): 6
    Iluminación: Doble bombilla halógena 35/35 W. Indicadores delanteros LED.
    Cuadro de instrumentos: Velocímetro, cuentakilómetros total y parcial, reloj digital, nivel gasolina, testigo luz de cruce y carretera, intermitentes.
    Colores:
    • Plata
    • Negro

    [/tab]

    [end_tabset]