Probamos el mejor jarabe para la crisis: la Kymco Agility City 125

Con la Kymco Agility City 125, la rueda alta, más cerca

Víctor Guerrero. A mal tiempo, buena cara. Estamos inmersos en una crisis, esto es indudable pese a lo que dijeran algunos iluminados, y es evidente que no gustan a nadie y que a muchos nos obligan a cambiar de hábitos, pero no deja de ser cierto que oportunidades para afrontarla mejor las hay, es cuestión de tener los ojos bien abiertos y esperar.
Es en esta coyuntura económica donde los vehículos asequibles deben tomar mayor protagonismo, y más si pedir financiación bancaria se convierte en una misión casi imposible. Así las cosas, es una muy grata sorpresa que gente como la de Kymco trabaje tan duramente para que todo sea un poco más sencillo y para que tu movilidad no sea un tema preocupante, ni caro. Y es que encima de un scooter como el nuevo Agility City no sólo te ahorras el desembolsar una cantidad considerable de euros, sino también los gastos de mantenimiento, que bajan considerablemente si los comparamos con los de otro tipo de vehículos.

Para lograr sus objetivos, es decir, ofrecer altos niveles de calidad a buen precio, Kymco abrió una fábrica en la China continental en 1995 donde se llevaría a cabo, entre otras, la cadena de producción de motos low cost, con una producción de unas 200.000 unidades anuales dentro de las que ya se incluye el nuevo Agility City 125.
Sin embargo, la importante revolución que ha vivido el Agility al saltar de la categoría de rueda pequeña a la de rueda alta no se debe tan sólo a la voluntad de la marca de ofrecer un vehículo de bajo coste con mejores cualidades dinámicas, sino a la realidad fehaciente de que, por un lado, la categoría de rueda alta de 125 cc es la que menos baja en estos momentos de dificultades económicas («sólo» un 8,7% menos respecto al 2007); y por otro que es una categoría sin un modelo básico de entrada que rompa con la línea marcada por el resto, gracias a un aspecto sencillo aunque refinado y muy dinámico.
A todo esto se le tiene que sumar la buena imagen que goza Kymco dentro del sector, con un buen puñado de éxitos a sus espaldas que la han convertido en poco tiempo en la cuarta marca del segmento de scooter de 125 cc, únicamente superada por Honda, Piaggio y Yamaha.
Con este panorama, veamos todos los cambios que se han dado en el nuevo Agility City 125, que no sustituye de momento al antiguo Agility, que seguirá en el mercado a un precio todavía inferior, 1.499€.

Quizás también te interese....
KYMCO Agility 125 2016 Euro 4

Imagen rompedora con la Kymco Agility City 125

Con el Kymco Agility se priorizó ante todo la sencillez, con un propulsor, unas suspensiones y un bastidor de calidad pero dejando en un segundo plano el apartado estético. En el Agility City se ha modificado considerablemente este aspecto, y ahora sí se ha tenido en cuenta la estética con un planteamiento inexistente hasta la fecha, ya que el resto de modelos, como el People, el Scoopy o el Sixteen, comparten unas líneas bastante parecidas.
En la nueva apuesta de Kymco para entrar con fuerza en el segmento de rueda alta se ha hecho una selección de lo bueno del People y lo bueno del Agility, y el resultado es, de un vistazo, muy acertado.

    Recibe todas las noticias cada martes

    Sorprende su elevada deportividad, no muy común en el resto de modelos de la marca, y con el aliciente de que se trata de un scooter de rueda alta con unas medidas muy contenidas, muy al estilo del viejo Scoopy SH 100 de Honda, por poner un ejemplo bastante popular.
    Sus líneas afiladas y los nuevos revestimientos en la zona central, impensables en un scooter de bajo coste, conviven con otro tipo de detalles como las zonas en negro mate presentes en ruedas, guardabarros, manillar y cuerpo de carrocería, así como las llantas de cinco brazos y 16″ o el amplio faro halógeno, muy parecido al del Agility con la diferencia de incorporar las dos luces de posición en los costados.
    También colaboran en su diseño tirando a radical la pequeña cúpula y los retrovisores ligeramente estilizados, por no hablar de colín, de apariencia deportiva e impropia de otros modelos Kymco, además de un portapaquetes trasero más vistoso y utilizable que el del anterior Agility.

    El cuadro de instrumentos también ha sido diseñado con gracia, con dos visibles esferas para indicar la velocidad y el nivel de gasolina, y con el reloj digital colocado justo debajo.
    Con semejante calidad resulta realmente complicado encontrar esas pequeñas carencias que hacen del Agility City 125 un scooter de gama baja, y los únicos componentes que no brillan al mismo nivel que otros son la guantera, muy pequeñita aunque con una ingeniosa banda de retención que te permite almacenar objetos pequeños sin miedo a que se caigan al abrirla; y el clausor, que sólo sirve para encender el motor y bloquear el manillar, y no permite abrir el asiento ni la guantera.

    Hight quality, low cost

    Si por fuera el Agility City 125 goza de una personalidad impropia de un scooter de bajo coste, por dentro equipa todo lo que se le pueda pedir a un scooter de hoy en día.
    Uno de los elementos clave en su comportamiento, el chasis, es un simple cuna derivado del People aunque más delgado y ligero, confiriéndole la estabilidad tan característica de un scooter de rueda alta además de una agilidad extraordinaria.
    Su gran aplomo también se consigue gracias a un amplio lanzamiento de la horquilla -27º-, y a una distancia entre ejes de 1.338 mm, 18 mm mayor que el Agility de 12″.
    Obviamente, sus grandes cualidades están muy influenciadas por las llantas de 16″, que montan unas gomas de perfil bajo y sin cámara de 100/80×16 delante y 120/80×16 detrás.
    La frenada, como en todos los scooter de rueda alta, es otro de sus puntos fuertes. De todas maneras, sus dos discos de freno la hacen superior en este sentido a muchos de sus rivales, y gracias al delantero de 260 mm y al trasero de 240 mm la seguridad en las frenadas está más que asegurada. Todo un lujo para una moto tan asequible.

    Quizás también te interese....
    Kymco Agility City 125 2020

    Y qué decir del motor, capaz de rendir al mismo nivel que la mayoría de mecánicas de 125 cc y 4T. Más en detalle, se trata de un monocilíndrico refrigerado por aire de 9,3CV de potencia a 7.000rpm y con un par máximo de 9,1Nm a 6.500rpm, alimentado por un carburador Keihin de 22mm que funciona por depresión y que incluye stárter automático.
    El cilindro, fundido en hierro y con tratamiento anticorrosión, dispone de un ancho aleteado y de un sistema de ventilación forzada, así como una distribución SOHC de 2 válvulas.
    Respecto al anterior bloque del Agility, se ha actualizado el sistema de arranque en frío «Bypass Starter» y el de control de emisiones SAS que hace acceder aire en el escape para una segunda combustión favoreciendo la extinción de gases.
    El bloque motor es de aluminio, y se ha ampliado el tamaño de las cajas que alojan los sistemas de transmisión y embrague para mejorar la ventilación y, en caso de sobrecalentamiento, evita que la evaporación del aceite quede retenida y la envía a la caja del filtro de aire donde es absorbida por la admisión.
    Igualmente destacable es el arranque alternativo de patada, que te puede sacar de un apuro si el eléctrico falla y muchos de sus rivales no lo montan.
    Finalmente, lo más importante en un motor, a parte de su rendimiento, es el consumo, y es en este punto donde realmente se ha trabajado para bajarlo de los 3litros de media a los 100Km.

    Kymco Agility City 125: Nada que envidiar

    Encima del Agility City se confirmó lo que su aspecto me hizo suponer: un comportamiento excelente, dinámico, agradable y a la vez muy común en la gran mayoría de scooters de rueda alta de última generación.
    La posición de conducción es muy natural y la mecánica, suave y progresiva, acelera sin bajones y sube de vueltas a un ritmo adecuado, aunque su respuesta no sea la más brillante de todas las mecánicas de 125cc y 4T que existen a día de hoy en el mercado. Su velocidad punta se sitúa en unos 95Km/h, perfectamente válida para un uso urbano y de extrarradio.
    Pero si en algo destaca esta nueva Kymco no es precisamente por su respuesta, sino por su estabilidad, agilidad, y muy especialmente por su frenada.
    Entre coches es realmente fácil moverla y te permite entrar en esos huecos donde segundos antes has clavado la mirada, y supera en este sentido a muchas de sus rivales gracias a sus medidas más estrechitas y a su peso inferior. Y cuando lleguen las inclinaciones en rotondas o curvas, se aguanta como ninguna y es capaz de hacerte pasar grandes momentos en tus desplazamientos diarios.
    Como he dicho antes, donde más sobresale es en la frenada, con frenos de disco en las dos ruedas, equipamiento del todo impensable hasta la fecha en un scooter low cost como el Agility City 125. Aun así, el tacto es seguramente menos suave que algunos de sus competidores, pero la potencia de frenado es extraordinaria.

    Quizás también te interese....
    Kymco Agility 16+: presentación en el EICMA de Milán

    A nivel de detalles su calidad no decae y nada tiene que envidiar a otros modelos menos económicos. Los retrovisores ofrecen buena visibilidad y están muy estilizados; el espacio para los pies es generoso y junto al gancho nos permite transportar parte de la carga; el asiento es espacioso y moderno aunque no sea el más confortable de la categoría, y el hueco disponible debajo es similar al resto de scooters de rueda alta, es decir, apto para dejar varios objetos pero muy justo para el casco, aunque sea tipo jet.
    En definitiva, un scooter de rueda alta que tiene todos los ingredientes para ser un éxito, y más en la coyuntura económica actual.
    Todo a un precio rompedor de 1.699€, y digo todo porque no sólo incluye el Agility City 125, sino que también un cofre de regalo y un año de seguro gratuito hasta finales de año. Los colores disponibles son el blanco, el negro y el gris titanio.

    Fotos de la Kymco Agility City 125

    Ficha técnica de la Kymco Agility City 125

    MOTOR

    Motor: Monocilíndrico 4 tiempos
    Refrigeración: Por ventilación forzada
    Diámetro por carrera (mm.): 52,4 X 57,8
    Cilindrada (cc): 124,6
    Relación de compresión (Nm/rpm): 9.6:1
    Potencia: 9,38 CV a 7.750 rpm
    Par motor: 9,3 Nm a 6.000 rpm
    Distribución: Válvulas SOHC
    Encendido: Electrónico CDI
    Arranque: Eléctrico y pedal
    Lubricación: Carter húmedo y bomba
    Embrague: Centrífugo automático
    Cambio: Variador continuo
    Escape: Catalizado

    PARTE CICLO

    Suspensión delantera: Horquilla telescópica hidráulica
    Recorrido (mm.): 95
    Suspensión trasera: Doble amortiguador regulable
    Recorrido (mm.): 75
    Freno delantero (mm. Ø): Disco 260
    Freno trasero (mm. Ø): Disco 240
    Neumático delantero: 100/80-16″
    Neumático trasero: 120/80-16″

    PESO Y DIMENSIONES

    Dimensiones L x Al x An (mm.): 2.045 x 1.240 x 725
    Distancia entre ejes (mm.): 1.355
    Distancia al asiento (mm.): 790
    Peso (Kg): 121,5
    Depósito de gasolina (l.): 5,8

    INSTRUMENTACIÓN

    Iluminación: Óptica halógena 12V 35/35 W.
    Cuadro de instrumentos: Velocímetro, cuentakilómetros total, nivel de gasolina, testigo intermitencia, luz de carretera, reloj digital.
    Colores: Blanco, negro, magnesio

    2 Comentarios
    1. Si lo que quieres es una moto para la ciudad, no lo dudes la Agility 125 es tu moto

    2. buenas noches
      Me pregunto si es posible cambiar la potencia de la moto. Me han dicho que es posible criar caballos. por ejemplo, de 9 pases para 11 caballos, ¿es posible?
      gracias

    Deja un comentario

    DailyMotos
    Logo