Kawasaki Versys-X 300 2017

Kawasaki Versys
El segmento de las motos para el carnet A2 está muy calentito, no paran de llegar modelos de todos los estilos. Se está convirtiendo en un segmento realmente interesantes con máquinas básicas, deportivas más propias de Supersport o versiones trail que poco tienen que envidiar a las ‘grandes’, como la Kawasaki Versys-X 300. Modelo con el que la firma verde quiere asaltar el carnet A2 plantando cara a las Suzuki V-Strom 250 o incluso a la BMW G310 GS, monturas destinadas a los primeros escalones para los nuevos y recién ‘aprobados’ moteros.

Muchas de las propuestas para el carnet A2 no buscan complicaciones, con componentes sencillos y baratos, pero no por ello menos solventes. Se busca función y economía, pero sin perder una robustez adecuada. Por ello, la Kawasaki Versys-X 300 toma como base un chasis tipo espina de acero que resulta sencillo pero robusto y capaz. A él, se acoplan unas suspensiones convencionales de largo recorrido, para permitir escapadas fuera de carretera, que para algo es una trail, los SUV de las motos. La horquilla tiene barras de 41 mm y el amortiguador trasero de gas y regulable en precarga. Las llantas son de 19 pulgadas delante, con goma mixta en medidas 100/90 mientras que la trasera es de 17 pulgadas con un neumático 130/80. Ruedas típicamente ‘de campo’ y que tienen acoplados unos frenos que siguen con la tendencia del resto de la moto, es decir, un equipo sencillo pero solvente con disco lobulado delantero de 290 mm y pinza de doble pistón, y un disco trasero de 220 mm con pinza de doble pistón.

Esta pequeña Kawa está animada por un propulsor que ronda unos 40 CV. Es el conocido bicilíndrico en paralelo que también usa la Ninja 300 y del que no han dado datos. Pero al ser el mismo propulsor de 296 centímetros cúbicos, podemos esperar que rinda del estilo, casi obligatorio para rivalizar con el resto de compañeras de categoría.

Hay que reconocer que no luce igual que sus hermanas mayores, las barras de la horquilla finitas y el basculante convencional también de tubos delgados influyen en su estética, pero no quiere decir que desmerezca o sea fea, ni mucho menos. El problema es que sus hermanas mayores son mucha moto y muy atractivas. Pero aún y así, el ‘vestido’ de esta Versys-X 300 tiene unas formas que le hacen parecer más grande de lo que es y esconden cosas interesantes, como un depósito de 17 litros que garantiza autonomías superiores a 300 km, una pantalla diseñada para desviar el aire por encima del piloto y unos plásticos que hacen de protección aerodinámica envolviendo al piloto. Por supuesto, la ergonomía se ha cuidado, con una posición de conducción erguida.

Pero además, se le pueden añadir accesorios que la convierten en una rutera de cuidado. Cuenta con maletas laterales, top case, protector de manos, toma de corriente de 12 voltios, caballete central, faros supletorios sobre unas barras de protección en los laterales…

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta