Saltar al contenido

Ducati Scrambler Café Racer 2017

La gama Scrambler de Ducati se está posicionando como una de las más interesantes actualmente. Una auténtica submarca que basándose en el mismo modelo, ofrece opciones muy atractivas donde se une, como novedad en el EICMA 2016, la Ducati Scrambler Café Racer, la que será la variante más deportiva al menos por el momento, dentro de la gama y siguiendo con la tónica del resto de modelos.

Evidentemente se trata de un modelo que se inspira en las preparaciones clandestinas que se realizaron en Inglaterra en la década de los 60, una Café Racer que llegará en abril de 2017 por 11.190 euros. Parte de la Scrambler estándar con el twin en ‘L’ de aire y 803 centímetros cúbicos, que desarrolla 75 CV a 8.250 rpm y 68 Nm a 5.775 rpm, cumpliendo la Euro4, pero luciendo una estética ‘racing vintage’ que entra por los ojos desde el primer momento, con un concepto ‘café’ no tan retro como la Triumph Thruxton, pero con una fuerte personalidad.

    Recibe todas las noticias cada martes

    [youtube

    Los cambios son los esperados en una moto de esta clase y la Ducati Scrambler Café Racer monta un manillar diferente, más bajo y que otorga una posición de conducción más ‘al ataque’ y con los espejos en las puntas de los puños. El depósito con forma de lágrima tiene paneles laterales de aluminio intercambiables, mientras que el asiento es exclusivo de la versión, con tapa para el asiento del pasajero y tapizado de piel. El motor recibe un acabado en negro, monta un pequeño cupolino en el faro y destacan, por bonitos, los cortos silenciosos del escape en color negro.

    Son cosas que esperas en una moto que se anuncia como Café Racer, al igual que la placa porta números, que en esta caso luce el dorsal 54 en homenaje a Bruno Spaggiari, un ex piloto de Ducati y en referencia a una parte de la historia del motociclismo. Otra de las cosas que son exclusivas de la Ducati Scrambler Cafe Racer son las llantas de 17 pulgadas con neumáticos en medidas 120/70 y 180/55.

    Habitual son los controles electrónicos ‘camuflados’, que una cosa es un espíritu retro y otra, no aprovechar los adelantos. Por ejemplos, tiene acelerador electronico pero reprogramado para ofrecer un tacto más suave y una mayor entrega de potencia en medios. Los frenos son Brembo con simple disco en las dos ruedas aunque con bomba y pinza radial delante y ABS Bosch 9.1MP.