Saltar al contenido

Ducati Diavel, una supersport vestida de cruiser

© Eloy Garcia.

(Javi Valera – Madrid) Cuando recibí la llamada de redacción para informarme de la próxima prueba, y decirme que la «invitada» era la nueva Ducati Diavel, no me quedó más remedio que retomar las sensaciones que sentí al ver sus primeras fotos y la discusión que yo mismo mantuve.

Recordé cómo al ver las fotos del Salón de Milan me preguntaba a mi mismo… Si tuviera que probarla ¿qué tipo de ropa llevaría? Una parte de mi pensaba que estaba claro, ropa de cordura, sin duda, se ve de lejos que es una media custom o cruiser, claro que también parece una evolución salvaje de la Monster. Otra parte de mi se fijaba más en los detalles y viendo los frenos, las suspensiones, y los CV declarados pensé que Ducati es Ducati y que todas sus motos tienen una parte deportiva, y estaba claro, esta Ducati no podía ser menos.

© Eloy Garcia.

Lo que no era más que una discusión propia en mi pensamiento se había convertido en una realidad; tenía que decidirme de verdad, y como puedes ver en las fotos, mi lado deportivo (creo que no tengo muchos más) terminó inclinando la balanza, así que me presente en el Club de Golf La Herrería en el Escorial con el mono de cuero.

    Recibe todas las noticias cada martes

    Al ver la Diavel por primera en vivo los ojos no pueden parar y se mueven como locos en busca de todos los pequeños detalles que la hacen tan especial. Sus formas, su impresionante neumático trasero en medida 240, los reposapiés traseros, las llantas… cada componente de la Diavel tiene vida en sí mismo y todos juntos componen una moto verdaderamente llamativa, tanto para los amantes de las motos como para «la gente de a pie». Creo que en mi vida me han hecho tantas fotos con el móvil subido en una moto, y es que pases por donde pases la Ducati Diavel no pasa inadvertida.

    © Eloy Garcia.

    A nivel tecnológico la Diavel dispone de los últimos avances y ayudas a la conducción, cuando te subes a la moto lo primero que te llama la atención es la pantalla TFT.

    © Eloy Garcia.

    Nos encontramos con dos pantallas; una encima de la tija superior donde nos informa con indicadores digitales sobre las rpm, hora, velocidad y temperatura del motor, además de incorporar los indicadores luminosos de reserva, luces largas, nivel de aceite e intermitentes; y otra, la pantalla de TFT, colocada sobre el depósito y con una posición muy bien resuelta, ya que en otro tipo de motos estas pantallas te obligan a apartar mucho la visión de la carretera al estar muy cerca del cuerpo. En el caso de la Diavel su visión es muy natural, la información de la pantalla TFT es clara y con un solo vistazo nos informa a todo color de la marcha que llevamos engranada, qué gestión de motor llevamos actualmente -urban, touring o sport-, la potencia de cada una de las gestiones y el control de tracción «base» en cada uno de los mapeados (se pueden variar entrando en el menú). Por si fuera poco, también nos informa del consumo, cuentakilómetros total y parcial y la temperatura ambiente. En este punto Ducati podía incorporar el nivel de combustible que se echa de menos en alguna ocasión.

    © Eloy Garcia.

    Con la Diavel, Ducati no se ha querido centrar en un tipo de usuario, así, con sus tres posibilidades de gestión podemos adaptar la moto a nuestro uso y experiencia; en el modo Urban la Diavel entrega 100 cv y el control de tracción al máximo para evitar cualquier susto, 100 cv que son más que suficientes para disfrutar de la moto; en el modo Touring pasamos a 162 cv pero con una gestión de motor suave, incluso acelerando a tope la moto está programada para responder «tranquilamente» y el control de tracción se posiciona en una zona media; en el modo Sport nos entrega los mismos 162 cv pero sin ayudas a la conducción y el control de tracción en el mínimo, también reseñar que las suspensiones como en otras Ducati van a la par de la gestión del motor, endureciéndose según vamos subiendo la potencia. Todos estos parámetros pueden ser variados al gusto del consumidor desde el menú, pudiendo variar tanto el control de tracción como su gestión, adaptándolo a tu gusto; desconectar el ABS, poner un código PIN para su arranque, parciales especiales, etc.

    © Eloy Garcia.

    Llegado el momento de empezar la marcha sorprende lo fácil que es moverla, su aspecto puede parecer de moto pesada pero sus ligeros 208 kilos se notan en marcha, se mueve ágil. Es sorprendente lo que ha conseguido Ducati en colaboración con Pirelli con este neumático 240 de anchura; la moto acelera mucho, 2,6 sg de 0-100… para que te hagas una idea, la V-Max declaraba 3,2 sg en la misma distancia.

    Al salir del El Escorial camino de la conocida Cruz Verde, dirección Las Navas del Marqués y bordear las primeras curvas tenía claro que mi elección de llevarme el mono de cuero había sido muy acertada, en seguida te sientes cómodo con la postura de conducción como si se tratara de tu moto de toda la vida, el cambio de maping es fácil e intuitivo, sólo te pide que cierres el gas a tope para variarlo, la información es clara sobre el tipo de gestión de motor que llevamos así como la potencia. Lo cierto es que la siento más como una supersport que como una cruiser, la moto gira muy bien, sólo penalizada en curvas muy lentas. Si no eliges bien la trazada de fuera hacia adentro, debido al lanzamiento de su horquilla, tiene tendencia a salirse hacia fuera, pero nada importante que no te adaptes en los primeros kilómetros.

    © Eloy Garcia.

    Os puedo asegurar que el ritmo era «muy alegre» por carreteras conocidas por todos y con muy poco tráfico, sólo me gustaría contar con un poco más de altura en las estriberas ya que rozan muy pronto en conducción deportiva. Sus aceleraciones son impresionantes, haciéndote volar de curva a curva ayudada por toda la goma disponible en su impresionante neumático trasero. Su frenada es potente, si te pasas en seguida entra en funcionamiento el ABS, lo que hace que tu confianza sea plena en las apuradas de frenada, y el límite de la moto en conducción deportiva lo marcan las estriberas, ya que tanto por chasis como por comportamiento dinámico, la moto seguramente estará por encima del piloto en prestaciones.

    Ducati ha conseguido los objetivos que se marcó, crear una moto llamativa estéticamente para los usuarios que buscan ser el centro de atención; una moto válida para los que no tienen mucha experiencia y les gusta contar con ayudas a la conducción; y una moto deportiva para los que buscan una Ducati cómoda y llamativa con las que darse algunas alegrías por sus carreteras de curvas preferidas. Sinceramente creo que la conducción de la Diavel se acerca más hacia una supersport que hacia una cruiser, lo tengo claro.

    © Eloy Garcia.

    El precio de la Ducati Diavel va desde los 16.995 € en la opción base hasta los 20.995 € de la opción Carbón Red, pasando por los 19.995 € de la opción Carbón. El precio puede parecer caro pero os aseguro que todo el equipamiento de la moto lo vale, desde sus llantas en carbono en la versión más cara, hasta las llantas forjadas en la versión más asequible, en todo momento están disfrutando de elementos de calidad.

    Sólo me queda avisarte para que prepares el móvil cuando te cruces con una por tu ciudad, igual no te da tiempo a ¡sacarle una foto!

    Puedes ver todas las imágenes de la prueba en este enlace: Ducati Diavel Presentación en Madrid. Y si quieres ver las fotos oficiales de Ducati, puedes verlas en este otro link: Ducati Diavel.