He tenido la oportunidad de dar una vuelta por Madrid un sabado sin trafico y la sensación del sonido del viento y la del aire en el rostro es indescriptible. Me ha recordado a mis tiempos de paracaidista, pues la ausencia de sonido mecanico te embarga.