Royal Enfield, esencia de una leyenda

Desde 1892, año del alumbramiento de “The Enfield Manufacturing Company Limited” en Redditch, Reino Unido, pasando por 1956, fecha en la que se crea la India Enfield Ltd en Madrás, India, al dia de hoy, Royal Enfield ha permanecido fiel a una fabricación artesanal y a unos diseños intemporales que conservan la misma esencia que las vió nacer. (Texto: Alvaro Cabezas Atienza – fotos: A. Cabezas y D.R.)

La historia de una marca de motos siempre resulta interesante y más si se trata de la más antigua y que actualmente sigue en producción. Una compañía que ha sobrevivido a dos guerras mundiales, que cambiaron irremediablemente su rumbo, a tiempos de crecimiento económico pero también depresiones, una marca que perdura a través del tiempo y por encima de las tendencias. No puedo dejar de mencionar el concepto “Bullet”, buque insignia de la compañía que sirve de base de la gama y que protagonizará un artículo completo en siguientes ediciones. Un monocilíndrico cuya fabricación no ha variado demasiado desde 1955, únicamente se han mejorado los materiales y alguna técnica. Muchas partes son todavía totalmente artesanales. ¡De hecho, los depósitos de gasolina pueden presumir de no ser exactamente iguales, tradición a nuestro alcance!

Recibe todas las noticias cada martes

Así es Royal Enfield, un mito que aun conserva una mecánica que delata su origen británico, pero que, desde mi punto de vista, recoge toda la espiritualidad del país, India, que tomó el testigo y asume su fabricación con gran orgullo. Rodar encima de una Royal Enfield es rodar encima de un pedacito de historia del motor y, porqué no, de la cooltura India. El bruto monocilindro te invita, a cada golpe de gas, a descubrir nuevos horizontes, a dejarte llevar por el buen rollo que se crea entre máquina y piloto. Su humildad hace que te sientas tú mismo y su aura te proyecta los colores, incluso, olores que desprenden las imágenes que hayamos podido ver sobre la India. El tiempo se detiene y deja paso a las sensaciones. Su aspecto clásico y custom es su piel, no una simple decoración o adaptación, y su forma de ser robusta te invita a enlazar las velocidades sin miramientos.

Descubrir la India en una Royal Enfield es como recorrer los U.S.A. a lomos de una Harley-Davidson, una experiencia que te acerca a la marca y que te ayuda a entender mejor la máquina. Miqui Màs, actual importador y distribuidor de la marca en España, se lanzó , antes de traelas bajo el nombre de Royal Bikes, S.L., a una aventura que le llevaría por toda la India sobre una Bullet que le permitió descubrir la cooltura India e hindú y enamorarse definitivamente de sus tradiciones y, sobre todo, de su actitud. Naturalmente una visita obligatoria a Delhi le llevó a admirar la grandeza y belleza del Taj Mahal que tantas postales adorna.

Para conocer bien la India hacen falta varias reencarnaciones, cómo dicen ellos, y haber vivido y entendido la fiesta de los colores, Holi, donde todo el mundo se pintan los unos a los otros, una celebración que ya figuraba en la mitología desde ya dos o tres mil años y que mezclaba a la gente olvidando todas las diferencias, sean económicas, de status, de oficios o lo que fuera, su intención es la igualdad y la integración. Las enormes hogueras queman los malos espíritus, en un país donde la espiritualidad está en todo y para los que estar vivo es una fiesta. Las Royal Enfield representan todo esto en un mundo donde la competitividad y la evolución, a veces, juegan en nuestra contra. Rodar en ellas es encontrar el momento de respiro, tu momento de estilo, un estilo muy Cool.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deja un comentario

Salir de la versión móvil