Restauración Moto Guzzi 850T 1975 Superwedge de Moto Borgotaro

0
38

 

Gracias al artículo de la Moto Guzzi Le Mans de 1979 que os mostramos hace unos días descubrimos el taller de Brooklyn, Nueva York,  Moto Borgotaro. Su propietario, Peter Boggia es un amante del diseño industrial clásico, y como tal una de esas personas que ven sus obras como una composición completa.

Viendo su trabajo sobre la Moto Guzzi Le Mans, todo un prodigio en cuanto al acabado y precisión de detalles, es fácil entender su manera meticulosa de trabajar.

La propia Le Mans fue más un trabajo de restauración, o remasterización según se mire, ya que si bien sustituyo la mayoría de elementos sí que es cierto que respeto los detalles más distinguibles del modelo.

IMG_0281

En su taller también se dedican a la restauración pura y dura, imprimiendo el mismo sello meticuloso y cuidadoso con el detalle, aunque este tipo de trabajos hoy día llaman menos la atención que las obras custom.

Uno de esos trabajos del taller que más llamó nuestra atención fue precisamente una restauración sobre una Moto Guzzi 850 T de 1975, gran montura clásica que montaba además uno de los característicos carenados Superwedge de los años setenta.

Elemento comercializado aftermarket, era ofrecido en un kit compatible para diversas marcas y modelos, por lo que era una pieza habitual en la década de los setenta.

IMG_0238

Su afilada figura estaba muy inspirada en la aerodinámica aeronáutica, prestad especial atención a la zona de los retrovisores, resultaba muy llamativa en la época, aportando una imagen futurista a unos modelos que en aquella época no disfrutaban de carenado.

Esta unidad, restaurada con esmero por el taller neoyorquino fue adquirida por su propietario en 1975, conservándola hasta día de hoy, cuando ha sido que su hijo recientemente ha entregado la Guzzi a Peter Boggia para que esta volviera a lucir como entonces.

Las imágenes hablan por si solas, incluso las de detalle, en las que se aprecia la originalidad y buen estado de todos sus elementos, incluido el enorme carenado Superwedge, que aporta a la 850 T un sabor vintage como pocas obras poseen.

Deja un comentario