Saltar al contenido

Honda VTR 250 2009, ¡El mito regresa!

Roger Safont. Comarca del Priorat. Una naked de cuarto de litro capaz de convertirse en todo un mito sólo puede responder a unas siglas «VTR». Fue en 1997 cuando Honda comenzó a vender la VTR250, un modelo que pronto despertó un gran número de fieles seguidores y que ahora, más de diez años después, regresa actualizado a las exigencias del siglo XXI.

El listón estaba muy alto así que lejos de probar la nueva VTR en ciudad, Honda nos preparó un recorrido de más de 150 kms. que discurría por las bellas carreteras de la comarca catalana del Priorat; tierra de vino, montañas y desde luego ¡muchas curvas!

Antes de subir a la moto deciros que la VTR250 -que por cierto, en Europa sólo estará disponible en España y Suiza- nos ofrece un diseño que, sin perder su identidad original, se ve renovada con una imagen moderna y estilizada, un look propio de las naked de cilindrada más alta de la marca. No cabe duda que Honda ha cuidado al máximo los detalles y acabados; la parte trasera hace gala de un colín más afilado y aerodinámico, el cuadro de instrumentos estrena diseño con dos grandes esferas tradicionales acompañadas de reloj y parciales digitales; incorpora cuatro ganchos en la parte trasera que aumentan la capacidad de carga, y bajo el asiento, también incluye un hueco en el que podremos guardar pequeños objetos como un teléfono móvil, la cartera o incluso un impermeable bien doblado.

    Recibe todas las noticias cada martes

    En cuanto a ergonomía, el asiento bajo, su manillar elevado y el chasis estrecho hacen que nuestra posición sobre la moto sea de lo más cómoda, algo que descubrimos tan pronto nos sentamos sobre ella. Llegamos perfectamente al suelo con los pies y las estriberas bajas permiten que la conducción se realice con las piernas cómodamente flexionadas.

    Listos para afrontar la ruta llegaba la hora de probar a fondo el rendimiento de su motor, un V-Twin a 90º con refrigeración líquida y sistema PGM-FI que, sumado al sistema pivot less -pivote basculante en el motor- promete una conducción suave y sin vibraciones. Si os soy sincero, antes de comenzar la ruta pensaba que iba a probar una moto relativamente pequeña para el recorrido que íbamos a hacer, nada más y nada menos que 150 km. que discurren por carretera de montaña y con un montón de curvas, pero tan pronto comenzamos a rodar ¡me quedé asombrado!

    A partir de la primera curva me di cuenta de que la VTR250 realmente tiene un gran potencial rutero. Estaba a los mandos de una moto con carácter, con motor, chasis, suspensiones y frenos que la hacen parecer una moto de cilindrada mucho mayor. Poco a poco fui conociendo sus prestaciones, su respuesta, su manejabilidad y según avanzábamos en nuestro recorrido lo iba pasando cada vez mejor; curvas y curvas por la comarca del Priorat hicieron que me lo pasara pipa con ella y que transcurridos estos 150 kilómetros, el veredicto estuviera claro: Esta moto ¡¡¡es la leche!!!

    El motor de la VTR está siempre muy lleno, en todo momento te transmite la sensación de tener potencia en el puño y sólo al salir de alguna curva lenta en tercera, tuve que reducir para devolverle todo su brío. Con un ritmo de marcha vivo y muy ágil, las suspensiones demostraron estar realmente bien estudiadas. La horquilla de 41mm es muy rígida, no titubea al frenar con propiedad en las entradas a curva y absorbe los baches con mucha comodidad, ya que tiene el tacto y rigidez suficientes como para poder afrontarlas con agilidad, asegurándonos fiabilidad y diversión en todo momento, además de ser ideales y cómodas para circular por ciudad, igual situación que sucede con la suspensión trasera.

    Una ruta con tanta curva nos permitió probar a fondo la capacidad de frenada de la VTR. En el tren delantero equipa un disco de 296 mm y en el trasero un disco de 220 mm, una combinación que trabaja a la perfección y responde cuando se lo pides, entregando lo mejor sin comprometer nuestra seguridad incluso en aquellas apuradas de frenada al llegar a alguna que otra curva que se nos presentaba más cerrada de lo que intuíamos.

    Está claro que la Honda VTR250 es una moto 100% polivalente, ideal como moto urbana para tus desplazamientos de diario, recorridos interurbanos o incluso para hacer tus «escapaditas de finde». La moto te encantará por su diseño, comportamiento, agilidad y acabado general, y además, por si fuera poco, también te seducirá por su ajustado precio, sólo 4.699 €. ¡Ah! Y se puede conducir con el carné A!

    Disponible ya en los concesionarios oficiales de Honda, la VTR250 está disponible en tres colores: Rojo Italiano, Negro Graphite y Blanco Sumbean Perlado.

    En breve publicaremos un video de la presentación así que ¡no te lo pierdas!

    De momento y para ir haciendo boca os ofrecemos este video oficial de la marca:

    Entradas relacionadas

    Deja un comentario

    Comentarios (4)

    más de diez años después, regresa actualizado a las exigencias del siglo XIX.

    ya sera del XXI….

    Qué tal en los adelantamientos en carretera nacional, adelantando a vehículos que circulen a 70, 80 ó 90 km/h. Muchas gracias.

    hola yo he tenido esta moto y una cbr100f y puedo decir que si tuviera que elegir me quedaba otra vez con la vtr, mucho mas juguetona, mucho menos consumo, pagamos menos seguro , menos impuestos y anda como una 500,con las grandes solo juegas a que te quiten el carné . Para el que aprende es una joya en seguridad y sencillez de manejo (yo la e dejado a gente que no a cogido una moto en su vida y en 3 minutos ya se daban paseo, es muy noble” motor honda claro”) y para el que sabe solo tiene que subir de vueltas ese motor y se sorprenderá de lo que estira el by cilíndrico de honda, un saludo. Si queréis un consejo probarla vtr y veis lo que digo,un saludo.

    Hola, yo tengo una honda pasion de 125cc al año que viene me sacare el carnet de moto y desde luego esta es mi candidata ideal.
    por estetica, por versatilidad y porque igual que ahora distruto mucho de mi 125 creo que hasta que pueda tener algo mas grande esto es lo ideal. besos
    Montse