Piaggio presenta la futurista Vespa 946 en el EICMA de Milan

Las líneas futuristas de la nueva Vespa 946 se inspiran en el prototipo de la primera Vespa, el MP6, una semilla que daría su fruto en la primavera de 1946 con un scooter del que se han vendido ya más de 17 millones de unidades.

Diseñada en el Centro de Diseño de Pontedera, la nueva Vespa 946 proyecta la nueva línea uniendo tradición e innovación para dar solución a la continuidad. Un cuerpo único en acero y aluminio hace las funciones de bastidor acogiendo y sosteniendo el motor, la transmisión y todos los elementos mecánicos. La incorporación del aluminio ayuda, además de contribuir a definir la estética, a dar una mayor ligereza y también incrementar la eficiencia energética, con consumos menores y emisiones más reducidas.

La Vespa 946 rompe con las formas actuales de las Vespa que circulan por nuestras calles. Siempre declinada en ‘carrocería pequeña’ (las actuales series LX y S) y ‘carrocería grande’ (GTS y GTV), ahora llega un vehículo totalmente nuevo que, pese a asemejarse a los cánones más clásicos, interrumpe la constante evolución del diseño en una especie de ‘retorno al futuro’. Con una distancia entre ejes que le dotan de una gran estabilidad, superando en este apartado a la GTS, según la marca. La ligerísima línea, el peso reducido y el ángulo de giro similar a la pequeña LX la convierten en excepcionalmente ágil. Las suspensiones se distinguen por la solución empleada en el tren delantero, con el clásico brazo oscilante, y por primera vez en la historia de Vespa, un mono amortiguador trasero –unidad a gas con precarga regulable en cuatro posiciones– montado horizontalmente con sistema progresivo. Una solución que ha permitido no dañar la línea pura de la parte trasera de la Vespa 946.

Las luces, todas LED, son un detalle distintivo de la Vespa 946. Particularmente se distingue el proyector realizado en tecnología Full LCD.

El asiento va montado sobre un soporte de aluminio, y se convierte en un elemento fundamental en el diseño de la Vespa 946. Con bisagras sobre un soporte de aluminio, está confeccionado en tejido preimpermeabilizado. El guardabarros delantero está realizado en aluminio, montando ruedas de 12 pulgadas como no podía ser de otra manera. Las llantas son de la mayor medida montada jamás en una Vespa, dando un toque muy especial a esta 946. El equipo de frenos es de doble disco y está completado por un sistema ABS de dos canales comandado por una centralita con software específico.

La Vespa 946 equipa además el control de tracción ASR, evolucionado sistema electrónico que previene el deslizamiento de la rueda delantera, evitando así la perdida de adherencia y garantizando siempre la mejor tracción. Una tecnología exclusiva del Grupo Piaggio que por primera vez se monta en una Vespa.

Por lo que se refiere al propulsor de la Vespa 946, se trata de un motor que deja entrever las futuras líneas de desarrollo de la motorización de la marca, caracterizado por consumos reducidos y drástica reducción de las emisiones tanto de gases como acústicas.

El motor es un monocilíndrico 125cc – 4 tiempos, 3 válvulas, refrigerado por aire, e inyección electrónica. Proyectado, desarrollado y construido íntegramente en Pontedera, en la planta de producción más grande del Grupo Piaggio, para obtener mayores prestaciones y reducir al mismo tiempo los consumos y emisiones, los ingenieros de la marca han seguido un escrupuloso trabajo de estudio para la disminución de la fricción y una mejora de la fluidodinámica. La innovadora distribución a 3 válvulas que caracteriza el motor de la Vespa 946 optimiza los movimientos de la carga en el cilindro, en términos de ‘tumble’ y de ‘swirl’, posicionando la bujía de encendido en una posición óptima, mejorando el rendimiento del proceso de combustión y garantizando al mismo tiempo una refrigeración óptima de la parte interna a la cabeza.

Para todos los componentes en movimiento se han empleado cojinetes para la máxima contención de los movimientos internos: los balances de distribución son con rodillo, para reducir la rumorosidad y aumentar la eficiencia mecánica, el árbol de levas está en cojinetes, así como todo el engranaje de reducción final.

En la investigación realizada para encontrar la mejor relación entre prestaciones y consumos, la solución de la distribución a 3 válvulas se mostró como la más eficaz, ya que mejora la aspiración, aumentando la eficacia del motor respecto a los convencionales de 2 válvulas.

El sistema de refrigeración ha sido objeto de un detallado análisis para mejorar el rendimiento obtenido, por lo que se obtiene una sensible reducción en términos acústicos y de potencia absorbida. El equipo de inyección cuenta con control automático del mínimo y gestión de tipo ‘closed-loop’ con sonda lambda.

La Vespa 946 ofrece una potencia al cigüeñal de 8.5kW. a 8.250rpm y un par máximo de 10.7 NM a 6.500 rpm. Respecto a motores de la generación precedente: la potencia máxima crece en un 7,1%, con un par máximo del 10,3%. Pese al incremento de prestaciones, el consumo de carburante a una velocidad de 50km/h permite recorrer 55km/l (cerca del 30% de máximo respecto a los motores de la generación anterior). Además los intervalos de mantenimiento ahora están programados a 10.000kms, permitiendo al nuevo motor 3V tener unos costes de gestión más reducidos.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta