Moto Guzzi California 1400 ¿Touring o custom? Tú decides…

Podríamos decir que estamos ante una vieja conocida, sobre todo del público norteamericano, porque la historia de Moto Guzzi está directamente ligada a su éxito en la década de los ’70 cuando fue elegida para convertirse en la moto del departamento de policía de Los Angeles. Se trataba de la Moto Guzzi V7 Police, un modelo, el V7, que en sus versiones 700 y Special se empapó de el estilo americano hasta en su nombre, ya que la marca italiana comenzó a producirla en serie a partir de 1971 con el nombre de California.

Con el listón muy alto, los diseñadores e ingenieros de Mandello del Lario se enfrentaban a un reto nada fácil, desafío que se ha saldado con la creación del bicilíndrico de mayor cilindrada producido en el viejo continente, capaz de ofrecer un par motor de 120 Nm a sólo 2750 rpm, y una serie de avances tecnológicos impensables hace 40 años, como ser la primera custom con control de tracción MGCT, tecnología Ride by Wire multimapa, con posibilidad de seleccionar tres curvas de potencia diferentes: Turismo, Racing y Lluvia; ser la primera custom del mundo equipada con grupo óptico delantero dotado de iluminación diurna LED DRL al estilo de los coches de última generación; un chasis inédito de doble cuna, con un sistema de soporte elástico del propulsor capaz de eliminar completamente la transferencia de vibraciones; y una nueva transmisión final con cardán de baja rumorosidad de funcionamiento.

El look de la California mantiene los vínculos con sus antecesoras a pesar de no tener más de un elemento en común. Mimada en los detalles, tanto la versión touring como custom cuentan con recursos estilísticos como el perfil del asiento, las asideras cromadas y los laterales, inspirados todos en la T3, además de una relación entre las dimensiones del depósito y del motor propio de las V7 y V850.

Sobre este último, el depósito, está fabricado en metal, con un cuerpo central de 21 litros y dos flancos laterales, donde encontramos el logo del Águila. Acoplado en el interior de la V formada por el bicilíndrico, el depósito contribuye a una visión lateral notablemente más baja y afilada, aunque por el alargamiento de la distancia entre ruedas, ahora de 1685mm contra los 1560 de la última California 90.

El silenciador también destaca en el nuevo look de la California, terminando en consonancia con el guardabarros trasero, encargado de cubrir un neumático de 200, y dotado de un doble grupo óptico led que también integra los intermitentes. Delante, la iluminación está formada por un proyector delantero que incluye un faro polihelicoidal dotado de iluminación diurna con led DRL; y como no podía ser de otra manera, el frontal se completa con el parabrisas y faros suplementarios, imprescindibles en la personalidad de la California.

Más de 3 décadas después de laT4, las ruedas en aleación de aluminio regresan con el diseño de mil radios. Detrás con neumático 200/60-16, mientras delante calza un 130/70-18.

La horquilla delantera de 46mm es otro guiño a sus gloriosas antepasadas: completamente sellada con la imponente cubierta negra, es una réplica del diseño que equipaban las primeras V7 y 850. El cuadro de instrumentos mezcla a la perfección el diseño y la nueva tecnología, con una instrumentación concentrada en un cuadrante circular de casi 150mm de diámetro donde encontraremos el cuentavueltas analógico en una circunferencia externa y el display multifunciones ‘full matrix’ suspendido en el centro. Novedad también de esta nueva versión son las manoplas revestidas, el manillar cuerno de buey, y los pulsantes eléctricos en los que, por primera vez en una Moto Guzzi, podremos activar el cruise control pulsando un botón en la piña derecha.

La nueva California 1400 desarrolla la idea de fijar el motor al chasis, introduciendo el concepto de “Motor Elástico”, lo que significa que el motor va fijado al chasis por medio de un exclusivo sistema de soportes elasto-cinemático compuesto por una bieleta frontal, dos bieletas laterales y una serie de tacos de goma que permiten oscilar al motor, filtrando todas las vibraciones e impidiendo que éstas se transmitan a la moto en los puntos de contacto con el piloto y el pasajero.

El punto de resistencia dinámica del nuevo chasis permite obtener una máxima rigidez gracias al sobredimensionamiento del tubo de dirección y el basculante trasero de gran sección. El chasis es de doble cuna cerrado y de dimensiones típicamente custom: el ángulo de ataque se ha abierto a 32 grados, con un avance de 155 mm, mientras que la distancia entre ejes es de 1.685 mm. Cifras que según la marca aseguran gran estabilidad y precisión en los cambios de dirección, gracias al bajísimo centro de gravedad y a la centralización de las masas, con una maniobrabilidad excepcional para una moto de estas dimensiones.

El asiento se sitúa a sólo 740 mm. del suelo, distancia suficiente para maniobrar con la soltura y facilidad incluso a baja velocidad.

Como ya hemos comentado, la horquilla delantera tiene barras de 46 mm de diámetro y un recorrido de 120 mm, mientras el equipo de frenada es un Brembo de cuatro pistones. Detrás cuenta con doble amortiguador cromado y regulable en la precarga del muelle.

Las ruedas tienen un diámetro de 18 pulgadas la delante y 16 pulgadas detrás, ésta última gracias a una llanta de 6 pulgadas donde se puede montar una goma de 200/60. de auténtico “quema ruedas”.

Uno de los elementos que deja atrás la nueva California 1400, después de 30 años, es la célebre frenada integral, superada sin duda por el sistema ABS de última generación completado por pinzas radiales Brembo de cuatro pistones que muerden dos discos flotantes de 320 mm de diámetro en la rueda delantera y un disco posterior de 282 mm que trabaja con una pinza flotante Brembo de dos pistones paralelos.

Antes de la nueva California 1400, el récord de cilindrada real reconocido en un bicilíndrico transversal en V a 90 grados eran los 1.225 cc de la Moto Guzzi MGS01, un prototipo de circuito. El nuevo motor de la California, evolución del apreciado “Cuatro Válvulas” logra, utilizando la misma carrera del propulsor de 1.151 cc, una cilindrada de 1.380 cc con un recorrido de 104 mm.

El motor ha sido completamente reproyectado tanto el exterior como el interior, además de la gestión electrónica. Después del pequeño 750 cc este nuevo y dimensionado 1380 cc se alimenta de un simple cuerpo de mariposas Magneto Marelli -con esta configuración apenas con un diámetro de 52 mm. dotado con accionamiento motorizado- que garantiza un buen rendimiento fluido-dinámico con un único colector en forma de “Y” con unos tubos de admisión más largos que incrementan el par a bajo régimen.

Los nuevos cilindros equipan cuatro válvulas por cilindro, comandadas con un árbol de levas en bancada por cabeza, equipado con un sistema de equilibrado y rodillos, para reducir al máximo la fricción. La presencia del doble encendido garantiza una perfecta combustión, mientras dos sondas lambda logran un encendido uniforme en el cilindro bajo todas las condiciones de funcionamiento, con la consiguiente mejoría del consumo y de las emisiones nocivas. A pesar del incremento de cilindrada, logra consumos inferiores entre un 15% y un 20 % (según las condiciones de uso) respecto al “Quattrovalvole” de 1200 cc.

El “Ride by Wire” multimapa se estrena en la custom italiana con tres mapas de gestión del motor diferentes a elegir: Turismo, Sport y Lluvia. Tres mapas que permiten elegir el carácter de conducción del motor, adaptándose así a cualquier estilo de pilotaje, al recorrido o a las situaciones medio ambientales. Diferencia la entrega de potencia y la gestión del freno motor, de hecho, la centralita se encuentra en disposición de ofrecer al motor de la California desde el máximo confort a la agresividad para quien prefiera una conducción deportiva. En el caso de la opción de lluvia, ésta es de gran utilidad para controlar el motor, capaz de entregar 120 Nm a sólo 2.750 rpm, y estirar hasta las 6.500 rpm para conseguir los 96 caballos de potencia (71KW).

El control de tracción (MGTC) es regulable en tres niveles de intervención, para garantizar la seguridad activa sin perjudicar las prestaciones y el placer de conducir.

Novedad también en esta nueva California, el cambio de marchas es ahora de seis velocidades (en lugar de las cinco anteriores) con un sistema de embrague que pasa de ser de doble disco a monodisco en seco con acoplamiento flexible integrado y de accionamiento reducido.

La transmisión final por cardán ha sido completamente reproyectada y responde a las nuevas necesidades para transferir con la máxima fluidez y comodidad el poderoso par del motor, confiriendo un aspecto estético notablemente más moderno y tecnológico.

Moto Guzzi California 1400 Touring

Dirigida a los grandes viajeros, la versión Touring ofrece máximo confort, protección aerodinámica y capacidad de carga. Está dotada de un asiento bicolor, parabrisas tipo “Patrol”, faros suplementarios cromados, maletas laterales de 35 litros o kit de protección de motor y maletas. Se trata de una versión “cromadísima” y tecnológicamente “tourer” que cuenta con la posibilidad de modificar posteriormente la apariencia estética de la moto, según los gustos del propietario en función del completo catálogo de accesorios que ofrece Moto Guzzi, como silenciadores de alto rendimiento, componentes cromados, todo tipo de mecanizados, asientos de diverso material y color, o el soporte App, que permite transformar el iPhone en un tablero de instrumentos complementario para conseguir mayor información de prestaciones y datos técnicos.

El “concepto cromático” se desarrollado sobre dos gráficas, la Eldorado, blanca con fileteado sobre el depósito, inspirado en la antigua versión “California Highway Patrol”, o la “Ambassador”, que emplea el clásico negro con fileteado en blanco, similar a la versión original, tipo V7 y 850 California.

Moto Guzzi California 1400 Custom

Podríamos decir que es la hermana mala de la Touring, su antítesis por temperamento, estilo y vocación. No atrae a su usuario con accesorios o prestaciones desbordantes, sino que lo conquista con la fuerza de su diseño “cruiser”. Entre los detalles nos encontramos con el doble asiento, donde se puede observar el logo estampado del Águila, el manillar tipo “drag bar” con soportes aligerados, y los inéditos amortiguadores posteriores dotados de depósito separado.

Contribuye a incrementar la potencia expresiva del diseño unas gráficas minimalistas basadas en colores como el gris mercurio o el negro basalto que le dan un incuestionable toque de estilo, como las ruedas negras con el logo de Moto Guzzi lacado en rojo o los espejos retrovisores en negro.

Las diferencias respecto a la Touring las encontraremos también en el asiento deportivo o el manillar tipo “drag bar”, con una posición sobre la moto más baja y próxima a la rueda posterior.

Galería de imágenes

Deja un comentario