Saltar al contenido

La Ducati Diavel vista por Custom Machines

Habituado al pilotaje de motos custom de lo más dispares, Custom Machines ha probado la espectacular Ducati Diavel, una moto que rompe todos los esquemas en la que a segmento se refiere… ¿naked? ¿streetfighter? ¿custom actual?

(Texto: Álvaro Cabezas Atienza – fotos: D.R.) Nada más ver las unidades de Ducati “Diavel” bien dispuestas y preparadas para su posterior prueba, intuí que con esas formas, texturas, materiales y todo lo que conformaba la moto, lo que tenía delante era evolución pura y dura, futuro.

Recibe todas las noticias cada martes

El equipo de Ducati nos explicó todos los sistemas avanzados que incorpora la Diavel, así como el funcionamiento general de la espectacular moto que íbamos a poder catar. Sin necesidad de meter la llave en ningún sitio de la moto, Hands-free ignition, arrancamos el bicilíndrico desmodrómico de 1.200 centímetros cúbicos y oímos el excitante sonido que emiten los escapes dos-uno-dos en acero inoxidable y terminales en aluminio de diseño.

En el Riding Mode, que se visualiza en una pantalla TFT clara y fácil de leer, elegimos la modalidad Urban, donde la máquina entrega 100 c.v. de manera fluida; engrano la primera velocidad y me dejo llevar por el grupo. Ágil y ligera a velocidades lentas por ciudad, responde instantáneamente a la llamada del puño del gas lo que, junto a una excelente frenada del doble sistema delantero Brembo con ABS, nos permite sortear el tráfico y no alejarnos del grupo.

Saliendo de la ciudad en modo Touring, su comportamiento sigue siendo impecable y su motor entrega ya 162 c.v. pero con un nivel de tracción que equilibra su control. No puedo evitar pasar directamente, en un tramo de autovía, al modo Sport que libera toda su potencia al mínimo toque de acelerador: orgásmico, adrenalínico, liberador… ¡Resulta toda una experiencia!

Entramos en carretera de curvas y dentro del habitual “no me quedo el último”, y a pesar de que tardé un par de virajes en hacerme con su manera de trazar por mi falta de experiencia en este tipo de deportivas, su comportamiento natural, gracias al sistema de amortiguación (horquilla Marzocchi de 50 mm y un monoamortiguador Sachs trasero), al chasis (tubular de acero grueso, rígido pero ligero), al basculante monobrazo de aluminio y a los neumáticos Pirelli Diablo Rosso II concebidos para la ocasión, es eso, natural.

El manillar exclusivo tipo neo-cross y el asiento invitan a adoptar una postura que resulta muy cómoda incluso después de unas buenas curvas o unos cuantos kilómetros. Nos paramos a tomar unos refrescos en un bonito pueblo -cuestión de comentar las impresiones de la Diavel en un ambiente distendido- y observo nuestras unidades aparcadas bajo un sol cálido de atardecer…

Las llantas de aluminio de 17” son impresionantes. Sus catorce brazos son de una finura excepcional gracias a su composición y fabricación avanzada. El depósito de combustible de 17 litros es largo y va desde el asiento hasta la parte delantera del chasis, dibujando una línea que sigue por el carenado del faro delantero.

Los radiadores laterales parecen salidos de la “Enterprise”, una de las naves de Star Trek, y su posición adelantada optimiza su función. El guardabarros trasero de muscle bike o, incluso estilo Streetfighter, radicaliza la estética que no camufla las verdaderas intenciones de la nueva Ducati.

Desde mi punto de vista es una moto técnicamente perfecta cuyo diseño y concepción van orientados hacia una clientela exigente, amantes de la aventura, devoradores de asfalto y, al mismo tiempo, urbanitas. Como siempre digo: Ducati es al mundo de las deportivas lo que Harley-Davidson es en el segmento de las customs: ¡Motos con espíritu y encanto! (www.ducati.es) Su P.V.P. es de 16.995 Euros.

Haz clic aquí para ver todas las imágenes de la Ducati Diavel.