Kawasaki Ninja 650 2017

La Kawasaki ER6 ha supuesto un éxito tremendo en Europa por su buena relación calidad-precio. Pero también por sus prestaciones, su diseño y sus posibilidades de equipamiento. La evolución del modelo le ha llevado a convertirse en un modelo de la familia Z, evolución que también afecta a la versión ‘F’, la variante carenada, que pasa a formar parte de otra ilustre familia, las Ninja, convirtiéndose en la Kawasaki Ninja 650 2017.

El nombre de Ninja es toda una referencia tanto para Kawasaki como para los aficionados y todos aquellos que luchan por hacerse con el trono de las deportivas. Siempre ha tenido entre sus miembros motos que figuran entre las más rápidas del planeta, pero es algo que no plantea problemas para esta nueva Ninja y tampoco parece pesarle la herencia que tiene sobre sus espaldas de la superventas a la que sustituye. Y esto sucede porque la Kawasaki Ninja 650 va más allá de una simple evolución de la ER6F, sube un escalón en cuanto a aspiraciones y se convierte, por pleno derecho, en una sport turismo de cilindrada media capaz y muy solvente.

Kawasaki Ninja 650

La evolución que ha ido teniendo el mercado ha provocado que este tipo de motos ganen en interés y la competencia es dura. Por eso, ¿que mejor que empezar robando corazones? La Ninja 650 entra por los ojos con unas fibras 100% Kawasaki que vistes cosas interesantes. Como hay que empezar por alguna lado, comenzar diciendo que el chasis es nuevo, de tipo ‘Trellis’ tubular y solo 15 kg de peso. Anclado a este nuevo esqueleto se encuentra el mismo propulsor de la ER6F, un bicilíndrico en paralelo de 649 centímetros cúbicos con 69 CV a 8.000 rpm y 66 Nm de par. Además, la adaptación a la Euro4 reduce el consumo en un 6,8% y se podrá homologar para el carnet A2.

Se presenta como una sport turismo para todo, con un peso en orden de marcha de 193 kg (10 kg menos que antes), tiene un asiento a 790 milímetros del suelo, doble disco delantero de 300 milímetros con pinzas Nissin y suspensiones que a pesar de ser ‘sencillas’, cumplen perfectamente con su cometido. Incluso tienes un embrague antirrebote y un indicador de marcha adecuada que además, se puede programar. Incluso el tacómetro cambia de color a rojo cuando se hace necesario cambiar de velocidad.

El precio es de 7.660 euros.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta