Saltar al contenido

Honda Scoopy SH125i… Y ahora ¿Qué excusa pondrás?

La historia de amor entre Barcelona y la Scoopy es por todos conocida. No hace falta caminar mucho por algunas de las principales calles de la ciudad condal para descubrir que éstas son un auténtico museo viviente de la historia del rueda alta de Honda. Desde la primera Scoopy SH50 de 1984 hasta la Scoopy SH125i  que probamos, las puedes ver aparcadas y circulando por lass calles de una de las ciudades en la que, sin duda alguna, este modelo de Honda cuenta con mayor número de fieles seguidores.

¿La razón de este idilio perfecto? Lo cierto es que nadie lo sabe, ni tan siquiera los propios responsables de la marca; hay quien apunta a la seguridad que da la rueda alta de 16″, otros señalan la fiabilidad de la marca, incluso no falta quien encuentra en la tradición y herencia familiar la respuesta a por qué Barcelona es territorio Scoopy.

Así que como puedes imaginar, Honda eligió Barcelona como el escenario perfecto para probar la octava generación de un scooter del que se han vendido ya más de un millón de unidades, una renovación que se completa con la pregunta que puedes leer en el titular… ‘Y ahora ¿Qué excusa pondrás?’

    Recibe todas las noticias cada martes

    Más allá de los números, cifras y tecnicismos, creo que la principal novedad de este Scoopy SH125i reside en su capacidad de carga. ¡Por fin!, dirán muchos… Y es que Honda ha ampliado considerablemente el espacio disponible bajo el asiento, de forma que ahora ya podrás guardar tu casco integral o llevar objetos sin necesidad de tener que recurrir al típico baúl que vemos en muchos de los Scoopy que circulan por la ciudad.

    Dicho esto, que no es poco, el nuevo Scoopy SH125i también cuenta con otras destacadas mejoras y novedades que se centran sobretodo en el compromiso de la marca por reducir los niveles de contaminación, consuguiendo una reducción del 30% respecto a su antecesor.

    El sistema de paro al ralentí, Idle Stop, algo que ya incorpora el Honda PCX, ha mejorado mucho respecto a la primera versión de éste, una mejora que se nota en lo que a respuesta y suavidad de arranque se refiere gracias al Swing Back System, un sistema que una vez parados, coloca el cigüeñal en la posición anterior a la apertura de la válvula de admisión. Esta acción, sumada a un mecanismo de descompresión que deja el motor vacío para que gire con menos esfuerzo, permite la rápida respuesta que obtenemos tan pronto volvemos a tocar el puño de gas. Por cierto, la luz de cruce reduce su potencia cuando el sistema Idle Stop (desactivable mediante un interruptor) actúa, otra medida  enfocada también a minimizar los consumos.

    Si algo llama la atención del nuevo motor eSP (enhaced Smart Power) es su suavidad y ausencia de vibraciones; con menor fricción y mejor combustión, el nuevo Scoopy puede ofrecer cifras de potencia y par sensiblemente menores a las de su antecesor, diferencias que quedan completamente olvidadas cuando descubres la rápida respuesta que ofrece al puño de gas.

    Hablando de consumos, palabra que como ya ves, tiene mucha relevancia en este modelo, debo decir que comenzamos y acabamos la prueba con la aguja del nivel de combustible a tope… y no estaba estropeada, no. Este es uno de los puntos fuertes del nuevo Scoopy, su economía de consumo. Según las cifras que nos facilitaron los responsables de la marca, el Honda Scoopy SH125i consume 2,1 lt. a los 100 kms, es decir, puedes recorrer unos 50 kms aprox. con 1 litro. Esto supone un 25% menos que el modelo anterior, o lo que es lo mismo, podrías recorrer unos 355 kms con ¡1 depósito! (Capacidad del depósito: 7,5 lt.). Está claro que con este Scoopy, seguro que en la gasolinera ¡¡te echarán mucho de menos!!

    Cabe destacar que el radiador desaparece del frontal, situándose ahora en el lateral del propio motor, una opción que supone el ahorro de un kilo de peso, apartado este en el que también contribuye el nuevo alternador electrónico ACG, un 20% más compacto y con un arranque realmente suave y silencioso.

    En este aspecto, el del peso, resaltar también el nuevo chasis, totalmente rediseñado y aligerado en un kilo, un apartado, el de la manejabilidad, en el que el nuevo Scoopy SH125i gana mucho, dejándose llevar con mayor facilidad e intuyendo nuestros movimientos, algo ideal para la circulación en ciudad. Basta con dejar entrever nuestra intención de cambio de dirección para que vaya adonde tú quieras; una buena respuesta y comodidad de marcha a la que también contribuyen las nuevas suspensiones revisadas, con precarga del muelle trasero en cinco posiciones en lugar de las tres anteriores. En el plano del confort, resaltar que aunque el asiento sube 1,5 cms. en altura (ahora 799 mm), su perfil delantero se afila, permitiendo así llegar al suelo con facilidad.

    Siguiendo también en el tema del peso, y no quiero ser pesado, destaca el hecho de que sus 135 kgs. incluyen un compacto sistema ABS que convierten al Scoopy SH125i en el primer scooter de rueda alta de su segmento con ABS, un sistema nada intrusivo y que, para muchos conductores, resultará de gran ayuda en situaciones comprometidas.

    Pero además de todas estas novedades técnicas, el Scoopy también recibe un cambio de look, sobretodo en su frontal, donde las franjas luminosas laterales que se incorporan al escudo, contribuyendo a hacernos más visibles, le dan un toque muy actual. Fabricado íntegramente en la factoría italiana de Honda en Atessa, el nivel de acabados es realmente bueno; te costará encontrar las uniones de los plásticos, ahora más suaves y casi ocultas. En el mismo escudo delantero, pero por su parte posterior, es decir, a nuestro alcance, se estrena una nueva guantera delantera, eso sí, de reducidas dimensiones, donde podrás dejar el mando a distancia del garage, unas gafas de sol, llaves, o pequeños objetos.

    El logo 3D del lateral también es de nueva confección, así como las luces de posición traseras, ahora desdobladas para aumentar nuestra visibilidad. ¡Ah! Y no me puedo olvidar del completo cuadro de instrumentos, grande y visible en todas sus indicaciones; así como el gancho en el frontal para transportar bolsas aprovechando el suelo plano, y un elegante reposapiés para el acompañante que queda totalmente plegado e integrado en la línea del scooter cuando vamos solos. ¿Quién da más?

    Disponible primero en su versión ABS, ya que también llegará una versión con frenada CBS, el nuevo Honda Scoopy SH125i tiene un precio de 3.499 euros y lo encontrarás en colores blanco, rojo, negro y plata.

    Así que… ahora que ya puedes guardar tu casco integral bajo el asiento, cuentas con sistema de frenado ABS y la economía de consumo es realmente baja… ¿encontrarás alguna excusa para no hacerte con el Scoopy SH125i?

    Galería de imágenes