Can-Am Maverick X DS Turbo

 

En el mundo del motor hay dos maneras relativamente sencillas de aumentar la potencia de un propulsor. Por un lado, podemos subir la cilindrada, subiendo también con toda probabilidad el peso del conjunto y el consumo, y por otro lado tenemos la sobrealimentación, que apenas conlleva aumento de peso y el consumo no se ve tan perjudicado. por supuesto, ambos caminos tienen más ventajas y más inconvenientes, pero no vamos a enumerarlos ahora, no es lo que nos interesa.

Actualmente y con los tiempos que corren, el que más se está imponiendo es la sobrealimentación, principalmente por turbocompresor. Si nos fijamos en el mercado del automóvil, se ha impuesto lo que llaman el ‘downsizing’, que se trata de una reducción de cilindrada general en todos los motores junto con la adopción de sistemas de sobrealimentación donde el turbo es el rey. Bueno, pues parece que el ‘Rey Turbo’ también está llegando a otros sectores. En la moto de agua lleva varios años, en las motos se intentó en los años 80 y Kawasaki lo ha recuperado en su último monstruo, la Ninja H2R presentada en 2014 y ahora el turbo se deja ver en el segmento de los UTV, esos aparatos enmarcados dentro de la categoría de quads y ATV, pero que tienen más de coche que de moto. Aunque eso sí, un coche cañero y racing como pocos.

    Recibe todas las noticias cada martes

    El encargado de dar el pistoletazo de salida a la locura turbo dentro de los ‘side-by-side’ ha sido Can-Am con el Maverick X DS Turbo, que tomando como base de partida el Maverick X DS ‘a secas’, añade un turbo, intercooler y un nuevo sistema de admisión para lograr 121 CV.

    La mecánica Rotax bicilíndrica de 1.000 centímetros cúbicos solamente gana 20 CV, pero su respuesta a lo largo de todo el rango de revoluciones es más contundente. Según afirman desde Can-Am, la potencia es un 10% superior respecto a los rivales de mercado, llegando a ser un 40% más elevado si hablamos del par.

    Pero no todo es poner un turbo, un intercooler y un nuevo sistema de admisión, han tenido que verificar y reforzar algunos apartados. Por ejemplo, la transmisión por variador continuo ha sido rediseñada para aguantar el aumento de potencia, con un nuevo sistema de respuesta rápida QRS que reduce la fricción y alarga la vida de la correa. Los frenos son de 220 mm delante y de 214 mm detrás, con pinzas de doble pistón y pistón simple respectivamente,

    Otro de los apartados rediseñados es el sistema de suspensión trasera ‘TTA’ con amortiguadores Fox, cuya barra estabilizadora también ha sido revisada.

    Mantiene el sistema de tracción total conectable con bloqueo del diferencial delantero del Can-Am Maverick X DS, con el modo 4WD de tres posiciones.

     

    Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

    Deja un comentario

    Salir de la versión móvil