Saltar al contenido

¿Adivinas qué scooter es? Una pista, lleva el sello de Roland Sands

Imagina ver éste scooter circulando por tu ciudad. De lejos, y a primera vista, seguro que no sabrías decir de qué modelo se trata… Que es una preparación está claro, pero de ahí, a pensar que se trata de un Yamaha T-MAX… Porque ese es el modelo en el que ha trabajado Roland Sands, preparador que toma el relevo a Marcus Waltz y Ludovic Lazareth en el reto que Yamaha les ha propuesto camino de buscar la Hyper Modified más extrema.

El look más californiano de la T-MAX llega pues de la mano de Roland Sands, un proyecto que como él mismo explica, «queríamos que la T-MAX se quedara en los elementos básicos. Vi una foto del chasis de aluminio, toda una seña de identidad de las deportivas Yamaha y me quedé impresionado por la estructura que había debajo del carenado. Me sorprendió que la estructura de la T-MAX estuviera tan chula; era diferente y tenía un punto raro. Me sentí identificado. Estaba realmente intrigado y comencé a pensar en las posibilidades de usar esta maravilla de la ingeniería para crear mi versión de la moto… Una vez que has quitado todo el plástico y has sacado el subchasis y el escape, la línea del chasis es realmente bonita; la T-MAX es una moto perfecta para aligerarla. La mayoría de la gente no espera ver un chasis de aluminio tan deportivo en una scooter, así que decidimos que sería la espina dorsal de nuestro proyecto.

Para que la moto tuviera una imagen más deportiva, le añadimos una serie de rejillas e hicimos algunas otras cosas para que resultara más agresivo y con carácter. Rehicimos la parte trasera al completo y la recubrimos con un vinilo muy impactante que queda genial; luego instalamos un manillar plano y sobreelevado y una serie de diseños con números. La toma de aire del radiador también es diseño nuestro; nos dimos cuenta de que al quitar todos los plásticos hacía falta un sitio para apoyar los pies, así que ahora cumple también esa función. El guardabarros delantero es uno modificado de una YZF-R6; luego diseñamos unas nuevas tapas para el motor y les hicimos una serie de huecos para que la moto se viera más radical. En total, crear nuestra T-MAX Hyper Modified nos llevó unas cuatro semanas y no fue nada sencillo.

    Recibe todas las noticias cada martes

    Este trabajo ha sido estresante, mucho más complicado que modificar una moto normal. Luchábamos continuamente contra la tentación de hacer de la T-MAX una moto convencional. Habría sido muy fácil montar un depósito de gasolina tradicional y modificar la parte trasera para mantener una línea clásica de moto pero queríamos mantener su carácter de rareza. Tuvimos que contenernos para no dejarnos llevar pero creo que el resultado ha sido bueno porque la acogida del público ha sido fantástica.

    He dado una vuelta con la T-MAX y la gente alucinaba al verla. Siendo sincero, no esperaba que me fuera a gustar tanto pero es diferente y rara, y encima anda muy bien. Se sigue llevando como una T-MAX pero es todavía más ligera y más ágil, ¡y con el escape deportivo suena genial! Es una pasada.

    La gente cree que lo mío son las choppers pero en realidad me tiran más las deportivas y las «dirt bikes»; aún así no podía dejar escapar la oportunidad de la T-MAX Hyper Modified. Tengo una scooter en el garaje. ¡Jamás pensé que eso pudiera llegar a ocurrir! Ahora sólo tengo que colocar una baca para la tabla de surf y llevármela a la playa.”

    Quizás también te interese....
    Yamaha T-Max modelo del 2017