Saltar al contenido

The Black Douglas Sterling

The Black Douglas Sterling

 

La moda retro abarca multitud de mercados, se populariza cada día más las típicas barberías de ‘toda la vida’ pero con muchos sabor añejo, es de lo más ‘cool’ vestir con ropa inspirada en décadas pasadas y en el mundo del motor las máquinas ‘vintage’ y los detalles que eran ‘lo más’ hace mucho tiempo, también lo son ahora. El extremo más extremo de todo, sin salir del mundo del motor, es relanzar antiguos modelos descatalogados exactamente igual que cuando dejaron de fabricarse como lo han hecho Jaguar y Aston Martin en el sector del automóvil, o rodar por tus carreteras favoritas sobre una The Black Douglas Sterling. Una fiel réplica de las motos de décadas muy pasadas.

The Black Douglas se inspira en motos de hace muchísimo tiempo, mucho más atrás que las referentes hasta el momento. Esta pequeña compañía toma como ejemplo las motos de comienzo del Siglo XX, más concretamente las monturas de 1910 en adelante y al igual que las nuevas reediciones de Jaguar y Aston Martin, son muy caras aunque no tanto como aquellos. Pero si seguimos usando como ejemplo estos modelos, podemos decir que se fabrican igual que ellos, es decir, completamente a mano y con los mismos métodos que entonces, aunque las diferencias entre los coches y esta moto, no sólo se centran en el número de ruedas, la tecnología o la técnica, sino que entre unos y otra hay entre 40 y 50 años de diferencia.

Recibe todas las noticias cada martes

The Black Douglas Claret Classic

Volviendo a lo que nos ocupa, la The Black Douglas Sterling, nos encontramos con una moto repartida en cinco versiones o bien, cinco modelos creados sobre la misma base cuyas únicas diferencias se centran en detalles como el enorme faro delantero, las opciones de pintura y decoracion o en la configuración de la parte trasera, donde podemos instalar un asiento para un hipotético acompañante, se pueden solicitar unas maletas y hasta una cesta de mimbre tan auténtica como el propio modelo.

La tecnología actual brilla por su ausencia, al igual que las técnicas de fabricación o cualquier otra cosa que se corresponda con la palabra ‘moderno’, ni siquiera superan la Euro4 aunque al ser un fabricante con una tirada por debajo de las 100 unidades al año, se la pueden pasar por alto. El chasis tubular, fabricado en Italia y con el depósito entre los tubos superiores, es hiper sencillo, tanto, que ni siquiera tiene suspensión trasera y la delantera es de tipo Springer dejando el bienestar de las posaderas del conductor a los típicos muelles bajo el asiento.

The Black Douglas

Dentro de este sencillo chasis se ancla un sencillo monocilíndrico con dos cubicajes diferentes: 125 y 230 centímetros cúbicos, que rinden aproximadamente 13 CV y 15 CV respectivamente. También se ensambla en Italia siendo enviado, junto con el chasis, a Inglaterra, donde se termina con el montaje de la moto y el acabado de los detalles.

Como hemos dicho, son motos caras. La más barata parte de los 9.882 euros para la The Black Douglas Sterling Original Dayton 125, siendo la más cara la the Black Douglas Sterling Jade Wonder 230, con 12.864 euros.

Deja un comentario