Retor sigue la aventura con la Derbi Terra Adventure 125, ahora “La Ruta del Diseño”

© Fernando Retortilo
© Fernando Retortilo "Retor".
© Fernando Retortilo "Retor".
© Fernando Retortilo “Retor”.

Fernando Retortilo “Retor” y su inseparable Derbi Terra Adventure 125 siguen acumulando kilómetros y kilómetros de aventuras. El reportaje de una conocida bodega en una revista que leyó en la sala de espera de la consulta de un dentista fue la fuente de inspiración para emprender “La Ruta del Diseño”, un recorrido perfecto para todos los amantes del buen vino.

En total eligió nueve diseños arquitectónicos con un nexo común, todos los destinos eran bodegas. 900 kilómetros de carreteras alejadas de autopistas y nacionales principales, cuatro días con máximas de 41ºC en muchos puntos de la Península y con la localidad barcelonesa de El Garraf como punto de partida. El actual restaurante Gaudí-Garraf, antigua bodega, activa hasta 1936 y diseñada por el genio catalán Antoni Gaudí, fue este primer destino.

© Fernando Retortilo "Retor".
© Fernando Retortilo “Retor”.

La segunda parada fue en Sant Sadurní d´Anoia, las bodegas Codorniu, diseñadas a finales del siglo XIX por Josep Puig i Cadafalch. Estas dos maravillas modernistas con más de 100 años de diferencia sirvieron de enlace entre el vanguardismo de aquella época y el actual.

El recorrido de esta ruta no tiene desperdicio, con una carretera de ensueño que transcurre entre Berga y Tremp, pasando por Coll de Nargó e Isona. Menos revirados y más relajados son los kilómetros a partir de Benabarre (Huesca). En Barbastro esperaba la “metálica” y espectacular bodega Irius, en la denominación de origen Somontano, con los Pirineos siempre a su derecha como referencia. Una breve visita a la maravilla natural que son Los Mallos de Riglos.

De Ayerbe a Ejea de los Caballeros, Retor descubrió una nueva especialidad, el “asfaltrail”, una divertidísima carretera, repleta de curvas de todo tipo con un asfalto irregular y muy bacheado. Tras atravesar Las Bárdenas Reales justo antes de la puesta de sol, un escenario mágico para una hora mágica, Fernando llega a Tudela (Navarra) para pasar la noche y seguir rumbo a La Rioja, donde se concentran gran número de bodegas futuristas, como Darien, Ysios, Antión y Marqués de Riscal.

© Fernando Retortilo "Retor".
© Fernando Retortilo “Retor”.

El espectáculo arquitectónico de todas estas bodegas es realmente fantástico, un ejercicio de imaginación que “Retor” deja atrás camino de la Ribera de Duero descendiendo hacia el sur por Nájera. El río Najerilla le acompaña hasta el embalse de Mansilla, una carretera de montaña en la que por momentos, el asfalto desaparece para convertirse en una pista con una capa de gravilla que hace peligroso el descenso.

© Fernando Retortilo "Retor".
© Fernando Retortilo “Retor”.

Poco a poco la llanura castellana va doblegando a las montañas y el terreno gana en horizonte. Salas de los Infantes (Burgos), Huerta del Rey y la medieval Peñaranda de Duero ejercen de virtuales metas volantes. En Gumiel de Izán, muy cerca de Aranda de Duero, “Retor” descubre el imponente bunker de las bodegas Portia, una impresionante planta en forma de estrella de tres puntas. Su mejor visión, desde el cielo por supuesto.

Los últimos kilómetros sobre la Derbi recorren el margen del Duero hasta la bella localidad vallisoletana de Peñafiel. La bodega Protos, con forma de racimo de uvas si se observa desde lo alto del castillo, pone punto final a esta ruta del diseño que tú también puedes descubrir en estos días de vacaciones.

Puedes seguir la aventura de Retor en su web: www.dondevasconesamoto.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here