Restauración custom Moto Guzzi V35C de Vernier Custom

Si un buen trabajo de customización está realizado sobre una marca con solera, el resultado siempre tiene algo más de caché. Algo intangible, pero que aumenta valor intrínseco a una obra de este tipo.

En el caso que nos ocupa la procedencia de la nueva montura resultante es aún mayor, ya que si goza de una nueva y poderosa imagen, rezuma mucho respeto por el modelo original, ya que al más puro estilo restomod, trata de recrear lo más fielmente posible el original, modificando solamente aquello que se pueda mejorar.

Stefano Venier, responsable del taller de Brooklyn Vernier Customs, es un auténtico especialista en modelos italianos, sobre todo de la marca fundada por Carlo Guzzi y Giorgio Parodi.

7

Denominada Diabola, el taller neoyorquino no se ha limitado a realizar una one-off sobre una vieja V65, ya que esta se encuentra en su catálogo regular, de la que ya han vendido cerca de media docena.

Reconstruyendo por completo una V35C de 1984, el proceso fundamental consiste en despiezar y literalmente restaurar al máximo el ejemplar, respetando el máximo de elementos y sustituyendo tan solo los indispensables, llegando incluso a reconstruir o modificar los originales, para adaptarlos a un mejor uso, con gran resultado estético.

El resultado salta a la vista, partiendo del bastidor original Tonti de las V7 inalterado, la Diabola no trata de crear una nueva V35 sino de reinventar y mejorar el modelo original. Como dice el propio autor, “Es una restauración que acentúa las formas y formas de la original, con una revisión mecánica completa.”

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here