Kyoto, primera empresa española que lanza una moto eléctrica con tecnología propia

Diseñada y fabricada en nuestro país, la nueva Kyoto iEdison se presenta como la primera moto eléctrica 100% Made in Spain. Esta versión, evolución del modelo Edison, presenta como principal novedad el ordenador de a bordo que la firma española ha desarrollado.

El ordenador, bautizado con el nombre de AdaptiveBAT (acrónimo de Adaptive Battery Assistance Technology), supervisa el funcionamiento de las 20 celdas de la batería de litio de la iEdison durante la carga y la descarga, garantizando que se mantienen siempre dentro de los parámetros de funcionamiento recomendados por el fabricante, asegurando así que la batería se conservará en perfecto estado de salud durante decenas de miles de kilómetros. El AdaptiveBAT incorpora también un preciso indicador de carga y autonomía disponible que supone un salto de calidad sobre los voltímetros que estamos acostumbrados a ver en las motos eléctricas de importación china. En lugar de guiarse por el poco fiable y siempre cambiante voltaje de la batería para estimar la carga, el medidor de carga del AdaptiveBAT funciona contabilizando digitalmente la corriente consumida por el motor y las luces del vehículo de un modo similar a como lo hacen los contadores domésticos, lo que le proporciona una asombrosa precisión cercana al 99%. Además, el ordenador observa continuamente el estilo de conducción del usuario y, mediante un algoritmo neuronal, genera una estimación de la distancia en kilómetros que podrá recorrer la moto si la conducción prosigue de la misma manera.

El ordenador presenta la información al conductor por medio de una pantalla TFT transflectiva en color integrada en el cuadro de mandos, lo que la hace perfectamente legible tanto con luz de día como durante la noche. El diseño de la interfaz gráfica muestra, sobre un icono que representa el nivel de batería, el porcentaje de carga restante, y junto a ellos la distancia que puede recorrerse usando esa carga. La pantalla representa también el consumo instantáneo mediante un elegante indicador en arco, que evoca un cuentarrevoluciones. La información sobre el consumo instantáneo es una función que no se encuentra presente en ninguna otra moto eléctrica, salvo las de alta gama, y proporciona al piloto un feedback visual que le permite adaptar su estilo de conducción para optimizar el consumo y aumentar la autonomía.

Pero quizá lo más interesante de la nueva iEdison es la posibilidad de hacer revisiones on-line a través de Internet, sí, sí, has leído bien, a través de la Red. El sistema AdaptiveBAT está equipado con una tarjeta de memoria SD donde quedan registrados todos los parámetros medidos por el ordenador (velocidad, consumo, voltaje de cada celda de la batería, etc.), y esta información puede enviarse a la web de Kyoto para obtener un informe detallado del estado de la moto. Esto permite que la revisión de las motos Kyoto se realice directamente desde las oficinas centrales -algo especialmente útil en el caso de los vehículos eléctricos al tratarse de una tecnología novedosa- lo que garantiza un servicio de revisiones de especial calidad y accesible desde casa, sin necesidad de desplazarse al taller. La posibilidad de hacer revisiones a distancia es algo que hasta la fecha sólo estaba disponible en ciertos vehículos de lujo (entre los eléctricos, un ejemplo es el Tesla Roadster) y es la primera vez que se ofrece de serie en un scooter urbano. La integridad de los datos telemétricos recogidos por el AdaptiveBAT está garantizada por la elección de un modelo especial de tarjeta SD que soporta condiciones ambientales de rango industrial, con una especial resistencia a la vibración y un rango de temperaturas de trabajo desde -40ºC a 85ºC. El ordenador dispone también de un conector USB que posibilita la actualización del software a medida que Kyoto lanza nuevas versiones.

Seguro que te estás preguntando… ¿Y cuál es su precio?

La Kyoto iEdison puede adquirirse desde 3.395 € con batería de litio, un precio que ya de por sí es competitivo si se compara con el de otros scooters eléctricos del mercado, pero que es especialmente atractivo si se consideran las funciones que aporta el ordenador de a bordo y que no pueden encontrarse en otros modelos. Para conseguir un precio tan bajo la empresa ha sido fiel a su filosofía de eliminar intermediarios que no aportan valor al producto, ahorrando costes mediante el desarrollo de tecnología propia cuando ha sido necesario. El precio se beneficia de una ayuda extra del IDAE por incorporar el sistema AdaptiveBAT.

La iEdison ya puede probarse en Madrid y Barcelona reservando cita a través de la web de Kyoto, y a partir del día 10 de enero, también será posible probarla en Granada.

Kyoto ofrece la posibilidad de adquirir la moto directamente del fabricante con envío a domicilio.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta