Kawasaki ZZR1400… en cabecera de pista ¡lista para despegar!

 

© Double Red - David Reygondeau.

© Double Red - David Reygondeau.

(Javi Valera desde el circuito de Nardò, Italia / Fotos © Double Red David Reygondeau) Kawasaki nos invitó a la presentación internacional de la nueva Kawasaki ZZR 1400, un modelo para el que la marca japonesa eligió unas instalaciones únicas, el exclusivo circuito italiano de Nardò. Entre la lista de probadores de la redacción, mi nombre ganó enteros por haber competido en óvalo, cuando disputé la Boxer Cup en Daytona; aunque lo cierto es que el óvalo de Daytona es mucho más pronunciado y corto que los 12 kilómetros de cuerda que tiene Nardò, ¡¡ahí es nada!! Una pista con una recta casi infinita que se convirtió en el sitio ideal para probar las prestaciones de esta nueva Kawa ZZR 1400, una moto con más de 200CV.

La entrada al recinto de Nardò es muy especial, con máximas medidas de seguridad en el punto de control, tanta, que da la sensación de estar entrando en el ¡¡Área 41!! Antes de ir al circuito debes enviar todo tipo de seguros y documentación, además de firmar la correspondiente hoja conforme no vas a revelar ninguno de los secretos con los que casualmente puedes encontrarte en su interior. Lo normal es que dentro de las instalaciones de Nardò te cruces con coches camuflados con lonas y una única abertura en el parabrisas del conductor; o motos que ruedan “escondidas” bajo un carenado que no les corresponde, llenas de cables y sensores de medición.

Después de las correspondientes firmas y colocación de pegatinas en los objetivos de los móviles y cámaras de fotos, por fin pudimos entrar para conocer a la protagonista de la jornada, la nueva ZZR 1400. Kawasaki no se ha andado con chiquitas al anunciar su nuevo buque insignia, en su propia web deja bien claras cuáles son sus intenciones “La motocicleta de producción en serie con aceleración más potente del mundo”. En la cubierta del dossier de presentación para prensa tres palabras: “Excitante – Rendimiento – Tecnología”.

Para la primera toma de contacto dinámica con la moto, Kawasaki nos había preparado una prueba sobre un circuito de velocidad con todo tipo de curvas, incluso con dos chicanes en la recta, un trazado perfecto para comprobar la agilidad de la nueva moto. Antes, durante la presentación de la Kawa ZZR 1400, el máximo responsable del proyecto, el Sr. Oshima, nos recalcó dos máximas tenidas en cuenta en el proceso de creación y diseño de la ZZR 1400, la facilidad de conducción y ayudas (ABS, control de tracción en tres posiciones, dos modos de mapeado para ajustar la potencia, antirrebote) y su aceleración; mostrándonos una comparativa con motos del mismo segmento pertenecientes a otras marcas, donde la ZZR 1400 es capaz de acelerar mucho más rápido y con mayor seguridad que el resto sus rivales.

Repasando los cambios que nos encontramos en esta esperada entrega de la Kawasaki ZZR 1400, esta versión 2012 presenta un aumento de 4mm en la carrera, pasando ahora a ser de 84 X 65. El chasis monocasco de aluminio tiene las mismas geometrías, aunque se refuerza la parte superior de la tija y se utiliza más aluminio en la zona baja. Por su parte, el nuevo diseño del carenado mejora la aerodinámica y protección al piloto a altas velocidades, ergonomía que se ve favorecida por un asiento para pasajero y acompañante de nueva factura. Las llantas son más ligeras, reduciendo su peso en casi un kilo en el caso de la rueda trasera, y 300 grs. en el caso de la delantera. Por lo que se refiere al basculante, ahora es 10 mm más largo, cambiando la corona trasera de 41 a 42 dientes.

La nueva ZZR 1400 ha visto reprogramada su ECU para mejorar el ABS; cuenta con tres mapas de control de tracción y dos mapas para regular la potencia. La primera posición entrega toda la potencia, mientras la segunda limita la misma en un 70%, ajustando los parámetros según las rpm, posición del acelerador y marcha engranada. Un pistón exterior mueve más rápido el agua y se favorece la evacuación del calor con un segundo ventilador.

¡¡A volar… !!

Dejando atrás las presentaciones y cifras sobre el papel, llegaba el momento de subir a la moto. ¡Menuda sensación! Sentado sobre ella no hay duda de que la moto es grande, muy grande, y espaciosa, aunque inmediatamente traslada la sensación de ofrecer confianza, parece que estás ante una vieja conocida, donde todo está en su sitio correcto. El cuadro de instrumentos es amplio, dos grandes esferas nos indican las revoluciones y la velocidad, mientras que una pantalla LCD multifunción nos informa del resto de valores (marcha engranada, temperatura exterior, temperatura del motor, modo de mapeado, control de tracción, kilómetros, etc.) La información disponible en pantalla se puede ir cambiando desde el botón situado en la piña del manillar izquierdo.

Engranamos primera velocidad y salimos hacia el circuito, primera chicane, segunda, y en poco tiempo, esa sensación de moto grande desaparece de inmediato; el asiento es amplio, puedes moverte sobre él con total libertad, y la aceleración es brutal, pareces salir catapultado de una curva a otra. Sabéis que ante todo soy sincero y en este caso, para mi gusto, la unidad que probé tenía el tarado de las suspensiones un poco blandas, sobre todo la delantera, lo que provocaba que la moto cabeceara a la entrada de alguna curva, nada que no se solucione con los ajustes individuales de cada piloto. Por cierto, cabe decir que a pesar del frío que hacía, por debajo de los 10º, los neumáticos Bridgestone S20 (que sustituyen a los BT-016), especialmente creados para la ZZR 1400, se comportaron a la perfección.

Con un ritmo cada vez más y más rápido, a la nueva Kawasaki ZZR 1400 le podemos poner nota alta en lo que a conducción deportiva se refiere. Aunque está claro que las zonas de curvas reviradas no son su terreno favorito, para eso ya tiene a otras “hermanas” de marca, con sus 268 kgs. de peso con depósito lleno no desentona si te apetece dar unas vueltas a un circuito de velocidad.

Terminada la prueba sobre el circuito nos dirigimos al óvalo. Allí, cada probador tuvimos la oportunidad de realizar dos pasadas al trazado, eso sí, siempre acompañados de un piloto probador de Kawasaki, quien nos indicó que por encima de los 200 Km/h teníamos que utilizar los carriles más altos del peralte.

El probador de Kawa salió lanzado, como si de una liebre se tratará, así que gaaasssss!!!! y rápidamente alcanzamos esos 200 Km/h. Me mantuve a esa velocidad durante un par de kilómetros hasta que me hizo una señal con la mano de más Gaaasssss a fondo!!! Así que me dejo caer contra el depósito e intento mantener mi mejor posición aerodinámica, todo mientras ves cómo los kilómetros pasan muy, muy deprisa, una ergonomía de pilotaje deportiva aunque no en exceso.

El motor ya lleva un rato cortando encendido en 6ª velocidad. Durante unos efímeros segundos me relajo y empiezo a disfrutar; el carenado protege a la perfección y aquí sí se nota que éste, el de la alta velocidad, si es su terreno natural. A pesar de rodar por encima de los 200 km/h la moto es muy estable, puedo moverme por los dos carriles de alta velocidad con solo una pequeña insinuación a los semimanillares. A este ritmo, las bandas de dilatación de la pista son inapreciables, parecen desaparecer por arte de magia hasta que a lo lejos veo una bandera a cuadros que indica el final de mi primera vuelta.

Con la meta en el punto de mira, y mucho más relajado y distendido, comienzo a disfrutar de las sensaciones, sobretodo del hecho de poder volar bajo durante 12 kilómetros… simplemente es… impresionante. Las sensaciones se multiplican, incluso llego a pensar en la posibilidad de que algo falle, pero sigo con el gassss a tope, me dejo envolver por la adrenalina, la euforia y una concentración que al detener la moto es máxima. Lo mejor de todo es que después de esta primera vuelta, sé que tengo un segundo giro con los nervios están más calmados.

Durante la segunda vuelta me concentro en seguir la estela de mi guía, incluso buscando encontrar la mejor aerodinámica llego a soltar el semimanillar izquierdo. El rebufo me “atrapa” a su estela y tengo que cortar un poco para no saltarme la norma de ir siempre detrás. En esta vuelta la sensaciones y visión han ido cambiando, mi cuerpo se ha ido adaptando a la velocidad, he podido ver los puestos de control e ir contando los kilómetros. Según datos de la propia Kawasaki todos los probadores hemos ‘volado’ sobre los 310 Km/h. De nuevo, la bandera en el horizonte se acerca a pasos agigantados y es que a estas velocidades todo pasa muy deprisa.

Tras el anillo de velocidad, nuestra acción tenía su continuidad en una pista preparada para comprobar la aceleración. Una larga recta de casi un kilómetro de longitud y donde la bandera esperaba a mitad de la misma. Ni que decir tiene que la nueva Kawasaki ZZR 1400 acelera con un misíl, de hecho, fijándome en la esfera del cuentakilómetros, antes de cruzar la bandera vi los 265 Km/h marcados por la aguja en más de una ocasión. Adrenalina a tope para una prueba que me ha dejado con ganas de volver a disponer de una unidad de pruebas y terminar de exprimir a tope esta ZZR 1400 con mediciones que seguro te van a sorprender tanto a mí como a tí.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta