Saltar al contenido

El futuro de Ossa en el aire

© Ossa.

Los directivos de Ossa están esperando hasta el último momento para tomar una decisión que se resisten a adoptar, de todas formas si no obtienen el apoyo institucional tendrán que marchar fuera de Cataluña en las próximas semanas. Según informa la propia empresa, Ossa cuenta con ofertas de dos comunidades autónomas de nuestro país, así como una oferta de un país extranjero, donde sí encontrarían las ayudas necesarias para seguir adelante con una marca icónica en la historia de nuestro motociclismo.

De ser así, Ossa cerraría su actual planta de Girona, que cuenta con una plantilla de treinta trabajadores propios, así como centenares de puestos de trabajo en la industria auxiliar, y unas instalaciones de 2.000 m². Para llevar a cabo su plan estratégico Ossa requiere una inversión de cuatro millones de euros. Para conseguir esta financiación, la marca ha pedido el aval institucional al Departament d’Empresa i Educació de la Generalitat.

© Ossa.

Joan Gurt, director general de Ossa Factory comenta que la situación «se encuentra bloqueada y estamos contra las cuerdas. Nos vemos obligados a decidirnos antes de que acabe el mes de mayo porque nos caducan las ofertas que tenemos fuera de Cataluña y no podemos esperar más.”

    Recibe todas las noticias cada martes

    Las negociaciones con el Govern se iniciaron durante la anterior legislatura cuando el entonces presidente de la Generalitat José Montilla recibió a los directivos de Ossa Factory en el Palau de la Generalitat en señal de apoyo y reconocimiento.

    © Ossa.

    Paradójicamente, la buena acogida del retorno de Ossa y el éxito de ventas de su moto de trial es la causa de la situación en la que se encuentra la compañía. Este año ha vendido 1.000 unidades de la TR280i, un 80% en el mercado internacional, y ya tiene cerradas 2.500 ventas más para la próxima producción, que tendría que empezar este mismo verano. Para atender este crecimiento Ossa necesita nuevas inversiones.

    25 años después de su cierre, la marca se relanzaba en 2009 de la mano de cuatro socios que han invertido hasta el momento más de seis millones de euros. Entre los proyectos de Ossa, además de la segunda producción de la moto de trial, se encuentra una nueva moto de enduro que espera presentar en el mes de noviembre y, más a largo plazo, un modelo de carretera. Paralelamente, la división de moda de la compañía, Ossa Fashion, está a punto de presentar su sexta colección de piezas de piezas prêt a porter masculinas.