Beverly 125 y 300, el scooter Premium de Piaggio

Convertido en todo un best seller después de vender 270.000 unidades desde su lanzamiento en 2001, y a punto de cumplir su primera década, Piaggio ha renovado por completo el Beverly, su scooter de rueda alta, con mejoras destacadas en cuanto a espacio de carga, autonomía y agilidad en marcha.

Las dos versiones de 300 cc y 125 cc son idénticas en cuanto a dimensiones, parte ciclo y diseño exterior se refiere y la única diferencia reside en el motor.

La variante de 300 cc entrega 22,2 CV a 7.250 rpm, con un mar motor de 23 Nm disponible a partir de las 5.750 rpm. La inyección electrónica ha mejorado la respuesta al acelerador, un elemento que junto a la velocidad y una autonomía destacable lo convierten en un scooter muy apropiado tanto para la ciudad como para realizar salidas de media distancia.

    Recibe todas las noticias cada martes

    En el caso del Beverly de 125 cc se han conseguido reducir los consumos entorno al 20%, así como los costes de mantenimiento, en parte gracias también a la inyección electrónica y al nuevo sistema de refrigeración por agua ECS (Electric Cooling System), que consume menos energía. Destacar que ambos modelos son bastante silenciosos, incluso a plena carga, algo que mejora el confort de marcha.

    El nuevo chasis sigue la configuración del anterior Beverly aunque ha sido revisado a conciencia. La suspensión trasera con doble amortiguador hidráulico, con cuatro posiciones de ajuste y una carrera de 81 mm, es completamente nueva y específica para este modelo, que también ha ganado algo de peso respecto a su predecesor.

    Las dos versiones montan ruedas de mayor tamaño que el anterior Beverly (110/70 delante y 140/70 detrás), sobre unas vistosas llantas de 16 pulgadas delante y 14 pulgadas detrás. Con ellas se ha conseguido incrementar el confort de marcha en carretera y la estabilidad. Todo ello se complementa con unos discos de freno semi-flotantes también mayores, de 300 mm delante (los más grandes en su clase) con pinzas de doble pistón y de 240 mm en la rueda trasera.

    Estilo clásico, diseño contemporáneo

    Imagen moderna a partir de líneas clásicas. Así es como la firma italiana ha resumido la nueva apuesta estética de su scooter de rueda alta, con una mezcla entre un diseño básicamente elegante y algunas reminiscencias de los anteriores Beverly.

    En el frontal de líneas limpias se integran los intermitentes junto a las luces diurnas de tipo LED, una tecnología que también se emplea en las luces de freno. Los retrovisores cromados son uno de los aspectos que recuperan las formas más clásicas.

    La actual combinación de colores y materiales acercan al Piaggio Beverly a un look más automovilístico. La gama de colores Perseus Bronze, Pearl White, Midnight Blue, Cosmo Black y Antares Red destacan por su sobriedad y elegancia, combinando el diseño con elementos plásticos y detalles metálicos. El nuevo túnel central, que acoge una boca del depósito de gasolina inspirada en las motos, complementa un look de diseño inequívocamente italiano, además de las nuevas llantas específicas de 20 radios.

    Los indicadores del cuadro de mandos ofrecen una lectura cómoda en marcha gracias a una luz de fondo suave de color azul. El cuadro incluye tres esferas donde se reparten el velocímetro central, la temperatura del agua y el indicador de carburante; una pantalla LCD que informa de la distancia recorrida, un reloj digital, voltaje de la batería y temperatura ambiente. Además, también disponemos de un grupo de luces indicadoras del inmovilizador, la reserva de gasolina, los intermitentes, la presión del aceite y el sistema de inyección.

    Un punto de mejora importante en el nuevo Beverly es el baúl, que ha ganado un 50% de capacidad y ahora es el único en su segmento que permite guardar dos cascos jet completos. La pantalla se ofrece promocionalmente de serie en la versión de 300 cc, aunque también estará disponible opcionalmente para la versión de 125 cc.

    Más agilidad

    Las versiones de 125 cc y 300 cc son idénticas en cuanto a dimensiones, parte ciclo y diseño se refiere. Gracias a la mejora en el consumo y al aumento de la capacidad del depósito, el Piaggio Beverly es un scooter adaptado no sólo a la movilidad en la ciudad, sino también muy apto para salidas de medio recorrido fuera de ella.

    Uno de los puntos mejorables es la posición de conducción. El aumento del baúl con capacidad para dos cascos jet completos, el elemento que delimita el espacio entre el asiento para el conductor y el acompañante, y el depósito de combustible, reducen bastante el espacio disponible para colocar los pies.

    El quipo de suspensiones y el nuevo tamaño de las ruedas han mejorado la estabilidad en marcha y a su vez se ha ganado un punto de agilidad respecto a su predecesor. Todo ello se complementa con un equipo de frenos de los mayores de su segmento, que garantizan una muy buena capacidad de detención.

    Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

    Deja un comentario

    Salir de la versión móvil