Inicio Yamaha Yamaha YBR 250

Yamaha YBR 250

Noticia Destacada

Probamos una moto ideal para iniciarse: la Yamaha YBR 250

[tab name=’Mi primera moto’]

Víctor Guerrero- Existen ciertas motos, como la YBR 250, que no sólo te ofrecen todo lo que necesitas, sino que te introducen como ninguna en el mundo de las motos de marchas, factor de vital importancia si quieres aprender de la mejor manera, paso a paso. Y todo gracias a unas cualidades excepcionales para tu movilidad diaria, ya sea urbana o interurbana, derivadas de unas prestaciones más que suficientes para circular por carretera sin que se conviertan en un lastre cuando entras en la ciudad.
Y si encima le añades unos consumos muy modestos y un depósito de gran capacidad, un diseño sencillo pero actual, una buena estabilidad y confort, y lo más importante, una durabilidad garantizada, pues se convierte en una opción de compra muy tentadora. Si aún no te convence, acuérdate de la campaña de la DGT en la que Crivillé defendía muy acertadamente que las motos de gran cilindrada requieren experiencia, esa que se debe coger conduciendo motos como esta Yamaha.

A pesar de todas sus cualidades, no deja de ser verdad que la YBR pertenece a una familia bastante reducida, y junto a la Honda CBF 250, a día de hoy sus rivales más directas de la misma cilindrada son bicilíndricas, como la Comet 250 de Hyosung o, ya en un nivel bastante más deportivo, la nueva Kawasaki Ninja 250R. Todas ellas comparten el ser motos fáciles de llevar, polivalentes, con un mantenimiento asequible, y lo más importante, casi todas ellas salen a buen precio.

[/tab]

[tab name=’Pequeña gran naked’]

Pese a sus reducidas dimensiones y a su condición de moto sencilla y asequible, en la YBR no se ha escatimado en nada y monta unos componentes de gran calidad.
Para empezar, el chasis es un doble cuna de acero que garantiza unos niveles de estabilidad y maniobrabilidad excelentes, logrando un comportamiento muy adecuado tanto fuera de la ciudad como en el peor de los atascos. Además, el chasis habilita espacio de sobras para instalar un largo asiento perfectamente válido para viajar a dúo, y aunque pueda parecer algo estrechito, es la mar de cómodo y permite rodar largas distancias.
Las llantas de aleación, de seis brazos curvilíneos que dan a la YBR un toque deportivo que nunca está de más, minimizan las masas no suspendidas para un funcionamiento más suave y eficaz de las suspensiones, y sirven de base para los neumáticos de 100/80-17″ delante y 130/70-17″, consiguiendo que se aguante perfectamente incluso a elevada velocidad y en situaciones de fuerte viento.
Es en este campo, en los desplazamientos extraurbanos, donde más agradecerás la gran capacidad del depósito, que por pequeño que se vea esconde una capacidad impropia de una moto de pequeña cilindrada, 19,2 litros, e incorpora unas pequeñas tomas de aire dirigidas al motor para una mejor refrigeración.

En lo referente a frenos y suspensiones, el nivel no baja en absoluto. En la rueda delantera se ha montado un disco de 282mm que frena con facilidad los 138Kg de la moto, y detrás, aunque se haya optado por uno de tambor, lo cierto es que trabaja perfectamente y tiene un buen tacto, logrando una frenada combinada suficiente para solventar con éxito todas las situaciones.
A nivel de suspensiones, en el tren delantero las horquillas de 37mm parecen la opción más lógica para una moto como esta Yamaha, logrando una buena amortiguación y estabilidad. En la parte trasera, se ha optado por un monoamortiguador Yamaha monocross.
Finalmente, el cuadro de instrumentos, uno de los puntos clave donde tus ojos se desviarán a menudo, tiene un estilo clásico y ofrece la información necesaria, y lo más importante, con una visibilidad notable que permite verlo con mucha facilidad.

[/tab]

[tab name=’Motor a la última’]

Un análisis aparte merece el motor, ya que bajo su apariencia sencilla, típica de un monocilíndrico refrigerado por aire, esconde el último grito en avances tecnológicos.
Para empezar, el cilindro de 250cc y de ciclo 4T, con 21CV de potencia y un par de 20,5Nm, está alimentado por un sistema de inyección de última generación, que respira gracias a un airbox de gran tamaño y que, junto al sistema de escape con catalizador de dos vías, al sistema de inducción de aire para mejorar la combustión de los gases no quemados y al sensor de oxígeno, permite pasar con éxito la normativa vigente de Euro3.

Los avances tecnológicos no acaban aquí, porque dentro del propio cilindro conviven algunas mejoras destinadas a aumentar la eficacia del motor, como el pistón forjado, el cilindro cromado y el tratamiento de baja fricción para reducir las pérdidas de potencia derivadas del roce entre las piezas.
Todo el conjunto es refrigerado por aire, aunque se ha reforzado con la inclusión de un radiador de aceite para evitar sobrecalentamientos sobretodo en situaciones de mucho tráfico y calor.
También se han minimizado las vibraciones producidas por los movimientos del cigüeñal equilibrándolo al 50%, y se han ajustado en lo posible las relaciones de cambio para ajustarlas al máximo a los usos urbanos e interurbanos.
Es decir, un motor sencillo pero acorde con los tiempos que corren, aunque requiere calentarlo correctamente para que funcione al 100%, y si no lo haces, en frío notarás como ratea un poquito, lo que no deja de ser normal en invierno para estos motores refrigerados por aire.
Y ahora, ya toca ver su comportamiento general, así como sus puntos fuertes y sus debilidades.

[/tab]

[tab name=’Económica y práctica’]

La sensación que te deja la Yamaha YBR 250 es la de una moto polivalente, confortable y por qué no, divertida. Su largo desarrollo permite estirar las marchas durante un buen rato y hacerlo tiene su gracia, y lo mejor de todo, no es ninguna locura y se puede ir probando sin peligro, en parte porque sus 21CV no son una cifra exagerada. Sencillamente, te permite empezar a sentir la esencia del motociclismo, como subir la aguja del tacómetro poco a poco, oír el sonido cambiante del motor a medida que se acerca a la zona roja, jugar con el cambio, y ese tipo de cosas. Y todo bajo unas condiciones de seguridad increíbles.
A pesar de tener una relación de cambio larguita, lo mejor lo da en la zona media, en ese margen de revoluciones que usarás más a menudo circulando por la ciudad, donde recupera mejor y empuja más, entre las 6 y 8.000rpm aproximadamente. Más allá, se puede estirar si quieres, pero ya no te ofrecerá nada que no hayas conseguido antes.
Cuando lleguen los atascos, no pasa nada, es una moto muy bajita, muy liviana, con un gran ángulo de giro, con un motor suave, y lo único que noté es que en ciertas situaciones te obliga a acompañarla bastante con el embrague, por ejemplo al salir de un semáforo en subida, sobretodo si vas acompañado.

En carretera, donde circula cómoda es entre los 100-120Km/h, y llevando ya un ritmo alegre aunque sin llegar al límite del motor, que te permitirá superar los 130Km/h si te lo propones. Por otro lado, lo más relevante es que ni se mueve ni vibra excesivamente aun siendo tan ligera. Es más, ergonómicamente es realmente confortable y no te carga ninguna parte del cuerpo, siendo más cómoda que algunos maxiscooters de grandes prestaciones que te suelen cargar en exceso la espalda al dejártela demasiado recta, y no cómo en la YBR, que te permite conducir con la espalda ligeramente adelantada.
Y cuando lleguen las curvas, es muy pero que muy fácil llevarla, es ideal para iniciarse, y las inclinadas pueden llegar a ser considerables gracias a sus llantas, neumáticos, chasis, geometrías, etcétera. Y su peso lo facilita todo mucho más.
A todas estas grandes cualidades se le tiene que sumar una autonomía inmejorable gracias a sus consumos y a su depósito de 19,2 litros.

En pocas palabras, una moto ideal para entrar en el mundillo motero, que te permitirá coger esa experiencia necesaria para dar el salto a motos de gran cilindrada, del mismo modo que puede convivir en el garaje con tu coche o con tu moto de gran cilindrada, ya que ofrece todo lo que un scooter y más, y puede ser tu segunda moto perfectamente.
Los colores disponibles son el Lava Red, el Silver Tech y el Midnight Black, y sale realmente barata, tan sólo 3.549€ hasta finales de año.

Una prueba de Víctor Guerrero

[/tab]

[tab name=’Ficha/Fotos’]

Motor
Tipo 1 cilindro, 4 tiempos
Distribución n.d.
Cilindrada 249.0 cc.
Pot. máx. Decl. 15.4 Kw (21 CV) / 6.500
Par. máx. Decl. 20.5 Nm / 6.500 rpm
Alimentación n.d.
Transmisión
Embrague n.d.
Cambio 5 velocidades
Transmisión Por cadena
Chasis
Tipo Doble cuna en acero
Suspensiones
Delantera Horquilla telescópica de 37 mm
Trasera Basculante acero, 1 amortiguador
Ruedas
Delantera 100/80 17M/C 52S
Trasera 130/70 17M/C 62S
Dimensiones y Frenos
Longitud Total 2025 mm
Altura asiento 805 mm
Dist.entre ejes 1360 mm
Freno Delant. Disco
Freno Tras. Tambor
Depósito 19.2 litros
Peso en seco 138 Kg.

[/tab]

[end_tabset]