Inicio Yamaha Yamaha Neo's 4T

Yamaha Neo's 4T

Noticia Destacada

Probamos la Yamaha Neo’s 50 4T: muévete con elegancia en la ciudad

[tab name=’Los tiempos cambian’]

Víctor Guerrero. Quién nos iba a decir hace no tanto tiempo que los motores de dos tiempos iban a ser objeto de una persecución tan feroz como la que se ha vivido estos últimos años. Primero empezaron a caer las motos de carretera; más tarde las de campo se vieron seriamente afectadas, incluyendo esas destinadas a un uso exclusivo de circuito; y, finalmente, tampoco se han olvidado del scooter, el medio de transporte limpio y funcional por antonomasia.
Con este panorama y aunque sea demasiado pronto para dejar de usar los dos tiempos en mecánicas de 50 cc, Yamaha, como ya han hecho otras marcas como Derbi, Piaggio o Kymco por poner algunos ejemplos, han optado por seguir esa famosa política aplicable a casi todos los campos de la vida: más vale prevenir que curar.
Pues eso, sin estar obligados todavía a fabricar ciclomotores de cuatro tiempos, lo cierto es que ya empiezan a hacerse un hueco gracias a su condición de vehículos extremadamente económicos y ecológicos.

Así las cosas, el nuevo Neo’s 4 monta un motor más silencioso, menos bebedor, con unas emisiones inferiores y con un tacto más suave y tranquilo que su hermano de dos tiempos, así como un mantenimiento menor.
Con esta nueva versión se refuerza la buena fama que se ha ganado el scooter de Yamaha por toda Europa, donde se han vendido unas 450.000 unidades desde su aparición a mediados de los 90, lo que no está nada mal.
Su prestigio ha ido in crescendo no sólo por su demostrada durabilidad y buenas maneras, sino por un diseño capaz de atraer a clientes de todo tipo, desde un público joven a un público adulto que busca moverse con un vehículo práctico y sencillo, y si es japonés, pues mucho mejor.
Además, con la nueva mecánica Yamaha se cubre las espaldas ante nuevas restricciones con un scooter que viene para quedarse muchos años en el mercado. De momento, la normativa que se aplica a los ciclomotores en la actualidad, la Euro 2, la pasa de sobras.

[/tab]

[tab name=’Estilo y elegancia’]

Si el diseño de un scooter se renueva manteniendo intacta su esencia significa que funciona bien, y eso mismo es lo que pasa con el Neo’s, por mucho que se estilice y se mejore, conserva ese encanto que lo ha hecho tan popular.
Si lo que buscas es un scooter deportivo, seguro que te interesarán más otros modelos de la misma marca como el Jog o el Aerox, que lucen un look más agresivo.
En cambio, la gracia del Neo’s es ese aire retro que tanto gusta, es un scooter bonito, “cool”, y sienta bien a cualquiera. No es nada extraño ver circular encima de él personajes tan dispares como un ejecutivo o una chica quinceañera. Sea cual sea tu perfil, seguro que encaja a la perfección con esta nueva versión del Neo’s.

La verdad es que cuesta diferenciar el modelo de cuatro tiempos del de dos, ya que se distinguen únicamente por el sonido, por el tubo de escape y por el logo. En ambos destacan pequeñas modificaciones respecto al modelo antiguo como el asiento, más confortable debido a sus nuevas formas, medidas y tacto; los faros traseros y delanteros, de una apariencia más actual; el cuadro de instrumentos, con toda la información necesaria y en un formato digital muy moderno; y otros acabados como el suelo, el espacio disponible para las piernas, los retrovisores, y, en general, unas líneas mejor acabadas pero con el mismo espíritu de siempre.
Sigue siendo el Neo’s, simplemente se ha mejorado estéticamente y todos sus componente se han puesto al día, como verás a continuación.

[/tab]

[tab name=’Sin prisas pero sin pausas’]

La primera toma de contacto que tuvimos en Barcelona fue suficiente para comprobar las grandes cualidades urbanas de este nuevo scooter, incluso bajo las duras condiciones meteorológicas que nos acompañaron a lo largo de toda la jornada.
De entrada, es un scooter compacto por fuera y espacioso por dentro, siendo del todo apto para viajar a dúo, con un asiento que me pareció comodísimo y de medidas muy generosas, aunque si eres una persona bajita tendrás que conducir más adelante para llegar con comodidad al suelo.
Otro detalle que me gustó, y más bajo condiciones de lluvia, fue el tacto áspero del suelo, que no resbalaba en absoluto aun estando completamente mojado y puede servir, gracias al gancho y a su superficie generosa y plana, para transportar casi de todo. Esa misma zona tiene unas medidas suficientes para que las piernas, por muy largas que sean, no toquen con la parte frontal, lo que confirma su condición de moto para todo tipo de usuario. En pocas palabras, es un scooter confortable, ágil, ligero, y con consumos de mechero, siendo posible circular por la ciudad en horas punta sin estresarte y sin pensar en la gasolinera.
Lo único que se echa un poco en falta es una guantera, por lo menos una pequeñita, si bien no es del todo necesaria gracias a su enorme baúl donde cabe perfectamente un casco integral, y sin ocupar todo el habitáculo.

Ya con el motor encendido, un monocilíndrico refrigerado por agua, con inyección de combustible y tres válvulas, te agradará la suavidad de funcionamiento y el sonido tan silencioso que emite el escape desde el primer acelerón, haciendo del Neo’s un scooter realmente agradable y fácil de conducir. Como punto mejorable, el tirón inicial, algo justo aunque se anima a medio régimen hasta llegar al corte de inyección, situado en los 50 km/h aproximadamente, así que los radares no te cazarán ni que lo intentes.
A lo largo de la ruta que hicimos por Barcelona me gustó su estabilidad general sobre pavimento mojado, sin temor a dar más gas del necesario y que te patine la rueda trasera. Y no sólo eso, porque en una de las rotondas seleccionadas para la sesión de fotos, tras varias pasadas no me hizo ningún extraño y el Neo’s se comportó de forma muy dulce en todo momento. Los neumáticos con llantas de 12″ hacen un buen trabajo junto con las suspensiones, y no tendrás que preocuparte por nada que no sea disfrutar del trayecto, aunque sea bajo el agua.
Finalmente, la frenada, confiada a un disco de 190mm delante y a un tambor de 110mm detrás, la encontré potente y la maneta me transmitió una sensación de control muy buena, factor clave en días lluviosos como el de la presentación. Lo único que faltó fue poder probar todo su potencial, pero evidentemente no era la mejor ocasión. Aun así, requiere frenar con ganas y mejor hacerlo con todos los dedos.

En definitiva, un scooter elegante y amigable, que gusta y eso se nota en las ventas. Ahora bien, te toca a ti decidirte por el de dos o cuatro tiempos, porque ambos convivirán en el catálogo. El de dos tiempos sale a un precio algo inferior, 1.699€, y el nuevo que probamos por 1.899€. La disponibilidad del Neo’s 4 es inmediata y estará disponible en los colores Midnight Black, Thunder Blue y Competition White.

Una prueba de Víctor Guerrero

[/tab]

[tab name=’Imágenes’]

© Yamaha Motor España

[/tab]

[tab name=’Ficha’]

Motor
Tipo Monocilíndrico de 4T, refrigeración líquida
Distribución n.d.
Cilindrada 49,4cc
Pot. máx. Decl. 2,30 kW @ 7.000 rpm
Par. máx. Decl. 3,15 Nm @ 7.000 rpm
Alimentación Inyección electrónica
Transmisión
Embrague n.d.
Cambio Automático
Transmisión Correa en V
Chasis
Tipo n.d.
Suspensiones
Delantera Horquilla telescópica
Trasera Unit swing
Ruedas
Delantera 120/70-12
Trasera 130/70-12
Dimensiones y Frenos
Longitud Total 1.840 mm
Altura asiento 790 mm
Dist.entre ejes 1.275 mm
Freno Delant. Disco, Ø 190 mm
Freno Tras. Tambor, Ø 110 mm
Depósito 5,4 litros
Peso en seco 90 kg aprox.

[/tab]

[end_tabset]