Inicio Suzuki Suzuki 1300R Hayabusa

Suzuki 1300R Hayabusa

Noticia Destacada

Stuart Gunn quiere ser el discapacitado en moto más rápido del planeta

© Suzuki UK.
© Suzuki UK.
© Suzuki UK.

Hace diez años Stuart Gunn se dirigía al hospital para someterse a la intervención de un hombro lesionado. Ironía del destino, Stuart no llegó a su destino ya que una furgoneta se cruzó en su camino llevándoselo por delante. “Cuando la furgoneta me golpeó, mi espalda golpeó el parabrisas; mi cabeza y hombros atravesaron el techo solar y mis piernas el parabrisas, literalmente rompiéndome por la mitad hacia atrás.

Cuando frenó, como imaginarás, salí disparado. Casi muero. Me dijeron que no volvería a caminar y la verdad es que me molestó. Odio que me digan que no podré hacer algo. Así que básicamente trabajé duro, e hice de todo para volver a caminar, dos años después caminaba con un bastón.”

Las motos han formado parte de la vida de Stuart desde que era un niño, pero por desgracia, el accidente le dejó más secuelas. “Después de poder caminar volví a subirme de nuevo a la moto. Han estado presentes en casi toda mi vida. Cuando era un niño montaba motos de motocross, aunque mis padres no lo sabían. Me apunté a una escuela de motocross y entonces me descubrieron.

Con veintipocos años viví en Newcastle, conocí a una chica que era compañera de Chris Walker. Un día me llevó de paquete, y fue lo más escalofriante y estimulante que hice nunca. Hice mi exámen de moto en 1999 y desde entonces siempre llevé motos.

Pero en 2008 volví a pasar cinco meses en el hospital, con unas convulsiones que me paralizaron mi parte derecha. También perdí la vista completamente. No veía luces ni sombras, sólo oscuridad, todo como resultado de ese accidente.”

A pesar del revés, Stuart decidió no rendirse, decidió que era un obstáculo más que superar en su reto de seguir llevando motos, y pronto decidió que no sólo no sería capaz de volver a pilotar, sino que además apuntaba muy alto y quería conseguir un récord mundial.

“Seguir en el hospital no solucionaba nada, quería volver a ser capaz de vivir la vida de nuevo. Oí una entrevista a un chico de Riders for Health y me vino la idea. Al principio quería hacer algo en el TT. De niño siempre soñé con correr allí. Hice algunas carreras de aficionados pero me hubiera gustado haber hecho el TT, así que esa era mi idea inicial. Pero antes de hacer nada, pasé cinco meses pensando en cómo podía pilotar. La física de como subir a la moto, mantenerme en ella y cómo iría todo.

Calculé que prepararme para dar una vuelta en el TT me llevaría como un año, año y medio para aprender el trazado. Así que el plan cambió un poco, y el año pasado decidí ir a por un récord de velocidad en tierra para ciegos y discapacitados. Hay uno establecido por Billy Baxter, que es ciego, pero quiero superarlo. Él también rodó en Donington, y yo también quiero hacerlo.”

El plan era intentar batir el récord con una Suzuki Hayabusa en Elvington en colaboración con el concesionario Saltire Suzuki. Sin embargo, el patrocinador de Stuart se retiró, y él se lesionó el hombro en casa. Aun así, Gunn quiere intentarlo la segunda semana de agosto.

“Espero tener noticias de la gente de Elvington. Allí hacen las competiciones de caballitos, y espero poder estar allí. El coste de alquilar el sitio hubiera sido de unas mil libras, pero no espero conseguir el dinero de la caridad, espero ganarlo. Así que espero contactar con Trevor y poder hacerlo cuando hagan la competición de caballitos.

Pensamos en la segunda semana de agosto, pero me lesioné mi brazo y el hombro en una caída en casa, y eso podría echarlo todo atrás, espero que no sea así. Necesitaré mucha fuerza para frenar de 305 km/h a, esperemos, 0 km/h.

Que el patrocinador principal se echara atrás fue un golpe duro. Estaba en Saltire, y parecía que ya teníamos la Hayabusa. El plan original incluía una GSX-R 1000, pero la Hayabusa está diseñada para ir muy rápida en línea recta. Es muy estable a altas velocidades, así que decidí utilizarla.

Hicimos algunas fotos promocionales y realmente llamó la atención. Ha calado en Saltire y la gente me pide que le firme camisetas y cosas, algo que encontraba realmente raro, pero entonces el patrocinador principal se retiró. Fue un golpe muy duro para mí y para Saltire. Tengo una GSX-R 1000 de 2004 y la gente me ha preguntado si la voy a vender, pero es mi chica y no la venderé.”

A pesar del revés, Stuart sigue adelante y convertirá el récord en una vía de recaudación para distintas ONG, como Diabetes Scotland, la Joey Dunlop Foundation y Riders for Health

Ahora falta saber si a lo largo de esta segunda semana de agosto, Stuart Gunn consigue por fin batir este récord mundial. Puedes conocer más al protagonista de esta historia visitando la web www.raspberryrippleracing.com.