Categorías
Eventos de Motos Tours y viajes en moto

Rodi Book 2012, un paseo de 825 kilómetros por Catalunya

El Rodi Book es una ruta de carácter no competitivo con road book dedicada todo aquel que se vea con fuerzas para completar un recorrido por toda Cataluña de alrededor de 825 km.

© Moto Club Zona Estival Salou.

Los talleres de neumáticos Rodi dieron el pistoletazo de salida el pasado sábado 17 de marzo a su primera ruta de carácter no competitivo con road book, la denominada Rodi Book 2012. Se trata de una actividad motorutera dedicada todo aquel que se vea con fuerzas para completar un recorrido por toda Cataluña de alrededor de 825 km, entre los que, en esta edición, se contaban los miembros del Moto Club Zona Estival de Salou.

La prueba constaba de diez puntos de control ubicados en diferentes puntos de Cataluña, desde donde otros moteros tuvieron también su correspondiente salida en sentido contrario a la agujas del reloj.

Para la gente del Moto Club Zona Estival de Salou (MCZE) el recorrido pasaba por Reus, Bellvei, Barcelona, Granollers, Girona, Vic, Manresa, Igualada, Solsona, el Circuito de Alcarràs (en el que se podía rodar si así lo deseabas) hasta finalizar nuevamente en Reus, donde se entregaba un diploma acreditativo y un vale de descuento para adquirir el próximo juego de neumáticos. Así sigue la crónica del evento desde el punto de vista del MCZE:

A las 8:30 h nos presentamos en Rodi Reus, donde nos realizan la verificación y entregan el primer road book de los diez que totalizarían el recorrido. Con todo preparado cada uno va saliendo a diferentes intervalos de tiempo para coincidir lo menos posible en la ruta, de esta manera tendremos que leer e interpretar realmente cada uno el «road book» por nuestra cuenta, haciendo más divertida la experiencia.

Al cabo de un rato y habiendo circulado por carreteras que tenemos más rodadas de nuestra provincia, pero que nos sirven para ir calentando motores e ir comprobando que el road book está bien planificado, vamos llegando uno a uno al centro Rodi de Bellvei del Penedès, donde nos entregan el segundo road book que nos llevará hasta la Zona Franca de Barcelona por el pantano de Foix y las curvas del Garraf. Este punto estaba bastante congestionado de tráfico entre ciclistas y gente que iba a la costa a tomarse el vermouth, una lástima, ya que en moto ese ritmo se hace pesadísimo y más con 800 km por delante. Para próximas ediciones se deberían intentar evitar en lo posible las zonas turísticas y de costa para que se puedan cumplir los timmings estimados.

Pasado ese punto lento, pero con una larga historia para todos los viejos moteros de la zona, vamos llegando al punto de control de la Zona Franca. Aquí cabe señalar que un fallo en la nomenclatura indicada de la vía fue uno de los poquísimos, si no el único error que había en todo el road book. Después de sellar y saludar a la gente de Rodi, no adentramos en la Ronda del Litoral, la cual nos ayudaría a cruzar Barcelona lo más rápido posible hasta el próximo punto de control, el de Granollers. Después de sellar en el tercer control, es hora de almorzar, y qué mejor sitio que en uno de los bares situados detrás del Circuito de Montmeló.

Reemprendemos la ruta hacía en siguiente punto de control, el de Girona. Aquí el tramo de costa desgraciadamente nos hace atravesar nuevamente un recorrido demasiado denso de tráfico de cuatro ruedas, con sus retenciones habituales en un sábado al mediodía y plagado de rotondas y semáforos, pero después de todo eso, ¡¡¡llegaría la diversión!!!.

Creo que todos los participantes coincidimos en que verdaderamente el ambiente «aventurero» empezaría una vez alejados de las zonas masificadas del tráfico de Blanes, Lloret de Mar,… y que verdaderamente empezaba lo bueno a partir ahí, en uno de tantos tramos maravillosos que nos depararía el resto de la ruta… la zona entre Tossa de Mar y Sant Feliu de Guixols. ¡¡¡Una maravilla para el rutero!!!.

Son alrededor de las 14:00 y nos vamos alejando de la costa para ir adentrándonos hacía en interior, camino de Girona capital, donde después de sellar la hoja de ruta, los miembros de Rodi nos permiten dejar las motos para ir a comer mientras que otros siguen con su ruta y ritmo. Desde el restaurante vemos pasar a nuestro amigo Bernad, que junto a su amigo Jordi ER-6 han decidido hacer toda la ruta juntos, nos los seguiremos encontrando más adelante.

Después de un café para no dejar que el cuerpo entre en «zona reposo» y seguir despejados para leer el road book correctamente, emprendemos la marcha dirección Vic, pasando por una ruta preciosa que nos llevará al Coll de Bracons (si tenéis oportunidad acercaos algún día por allí), una zona preciosa en medio de la Garrotxa. De Vic nos dirigimos hasta Manresa, lugar del 7º punto de control. Seguimos con una preciosa ruta que nos deleita la tarde del sábado.

Una vez en Manresa coincidimos con Jordi «KTM», el cual decide venirse al mismo hotel que tenemos reservado en Collbató, no sin antes hacer el Coll del Bruc, donde las grandiosas rocas de Montserrat nos encaminan hasta el hotel. La tarde-noche cae, y mientras Peter y Bernad prosiguen su ruta hasta Solsona, donde tienen su reserva de hotel, nosotros nos damos una ducha y nos acercamos a la pizzería del pueblo a reponer fuerzas. Mañana será otro día.

© Moto Club Zona Estival Salou.

Son las 8 h de la mañana, buena hora para desayunar fuerte y seguir con la ruta, y más con este amanecer que tenemos tan espectacular de Montserrat desde la ventana de la habitación. Veamos que nos tienen preparado los amigos de Rodi…. De Collbató nos dirigimos al 8º punto de control en Igualada, sellamos y seguimos por una carretera serpenteante pero rápida entre molinos de viento. De ahí a Calaf, donde repostamos en las cada vez más frecuentes gasolineras automáticas, donde a pesar de ahorrarse el personal, el precio del carburante sigue siendo el mismo…

Seguimos ruta, y ahí estaba Torá, lugar donde comienza «el motocross» del cual nos había avisado Peter que nos encontraríamos la noche anterior por el móvil. Una carretera infernal para motos de carretera, de esas curvas cerradas de verdad, con algo de gravilla, pero donde nuestra GS se encuentra como en casa. Agradecemos el desayuno fuerte que nos hemos metido entre pecho y espalda, ya que ese tramos se hace duro de dejar atrás.

Llegamos a Solsona, 9º punto de control, donde atravesamos la población camino uno de los tramos más preciosos de toda la Rodi Book; de Clarà pasamos por Madrona por una carretera entre bosques que finalmente enlaza con la C-14 de Andorra-Ponts. Llegamos seguidamente a Artesa de Segre, donde poco después nos desviaríamos hacía una carretera estrecha que nos llevará al precioso pueblo de Sant Llorenç de Montgai, el cual da nombre al pantano que lo baña. Bajamos el ritmo, el lugar bien lo merece.

Seguimos hasta Alfarràs, allí entraremos un poco en la provincia de Hueca por un pequeño tramo de carretera aragonesa. Madre mía; esto si que te pone los huesos en su sitio. Menudo patatal de carretera. Tiene más parches que las ruedas de Indurain. Por fin entramos nuevamente en carreteras leridanas, con un pavimento más normal.

Pasamos por Almacelles y sus larguísimas rectas llenas de almendros floreciendo a ambos lados, donde algunos «marcaron» las velocidades punta del viaje. Entrada en el Circuito de Alcarràs, y reencuentro nuevamente con Peter y Bernad, los cuales ya han dado sus cinco vueltas al circuito tal y como estaba programado por la organización. Gracioso ver a Peter «en cueros» azules.

© Moto Club Zona Estival Salou.

Rodeamos Lleida y nos adentramos dirección Juncosa, por una carretera rápida, con muy buen asfalto, pero desde ahí a Ulldemolins la carretera se hace tortuosa y exigente, no en balde estamos entrando en pleno parque del Montsant. La hora se nos echa encima, dado que esta zona la tenemos más que mascada, le damos al «botón de clasificación» y gas. Son las 13.32 h y todavía estamos en la parte de abajo de Ulldemolins, tenemos menos de media hora para llegar al centro Rodi de Reus a 47 km de carretera de montaña, pufff!!! vaya manera de girar la mano de la felicidad…

© Moto Club Zona Estival Salou.

A las 13.51 h, Peter llegaba al centro Rodi, 4 min. después Maite y Mike, y solo 5 min. después Bernad y Jordi, que con su recién estrenada V-Strom también quiso «clasificarse» dentro de los timmings. Nos hacen entrega de los diplomas acreditativos y del vale descuento, algunas fotos para el recuerdo y a comer, nos lo hemos más que ganado.

Felicitar a Rodi por su iniciativa, y por la amabilidad de todo su personal, que nos han tratado de maravilla en todos los controles que hemos pasado. Esperamos y deseamos que esta haya sido la primera de muchas «road book».

5 respuestas a «Rodi Book 2012, un paseo de 825 kilómetros por Catalunya»

que pena que me pillara un poco a destiempo pero me alegro que disfrutárais, panda de quemaos je, je

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.