Llegan las baterías nucleares para los vehículos eléctricos

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial la tecnología que estaba más en boga no era otra que la energía atómica. Era la tecnología que alimentaba los sueños de toda la sociedad, tanto de los más pequeños como de los ingenieros de las corporaciones más grandes.

De hecho, el modelo que ilustra este artículo no es otro que un proyecto de Ford de los años cincuenta, denominado Nucleon, fue un concept car diseñado para ser impulsado por energía nuclear.

Pues, parece ser que ese día no está tan lejos como pensábamos, ya que al parecer, ya existen proyectos de baterías que emplean diversos elementos radioactivos para mejorar su capacidad, mejorando las que la tecnología actual es capaz de fabricar.

253371-1000-0

El talón de Aquiles de los vehículos eléctricos, tanto de dos como de cuatro ruedas es el almacenamiento de dicha energía. Ya que la densidad de las baterías actuales, incluso la de las más modernas, no permite el almacenamiento de demasiada energía sin recurrir en un excesivo volumen y peso.

Según hemos podido leer en uno de los últimos artículos de los compañeros de la edición digital de la publicación Solo Moto, ya existe un nuevo tipo de batería que recurriría a la radiación de un isotopo para producir dicha electricidad.

Estas baterías nucleares emplean un isotopo de un material radioactivo, estroncio 90, encapsulado en un medio acuoso, que actúa con un catalizador compuesto de un electrodo de nanotubos de dióxido de titanio.

zero-ds-2015La forma de generar electricidad sería mediante radiólisis, con la reacción de ese isotopo con el agua, que recordemos que no es más que la combinación de una molécula Hidrógeno y dos de oxigeno.

Esta explicación nos recuerda en parte a la de las células de combustible actuales, que empleando Hidrógeno, al tratar de mezclarlo con oxigeno, además de producir agua, crea una corriente eléctrica que es recogida por unas baterías convencionales.

Aunque en el caso de la batería nuclear, atómica, radiolítica o como la prefiráis denominar, el proceso no sería parecido, simplemente la reacción interna de la batería emitiría una corriente eléctrica.

Brammo Empulse © Lulop.

Según el mismo artículo, dicho suministro eléctrico perdura en el tiempo, lo que entendemos como que más que un simple sistema de almacenaje de energía, dicha batería es un generador eléctrico químico por sí mismo.

La vida de este elemento sería de unos increíbles 10 o 20 años, lo cual abriría un nuevo mundo de posibilidades para los vehículos eléctricos. Bienvenidos a la segunda era nuclear de la humanidad.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta