Las razones por las que Tesla debería, o no, fabricar motos eléctricas

Esta semana Tesla Motors, la empresa de Silicon Valley que prácticamente ha resucitado el segmento de automóviles eléctricos por si sola con sus modelos Roadster y el más reciente Model S, toda una referencia en su categoría, ha realizado esta semana una de sus grandes y sonadas presentaciones.

Si finalmente la novedad de la firma era una batería de tipo doméstico, que promete revolucionar el consumo energético de los hogares, no hemos podido evitar atender los rumores previos que apuntaban a que el nuevo producto sería finalmente una moto eléctrica, como teorizaban diversos medios especializados.

Si bien la firma de Elon Musk nunca ha mostrado gesto o pista alguna que pudiera hacer pensar un cambio de rumbo de ese calibre en la gama de la firma, no han sido pocas las voces que apuntaban hacia esa posibilidad.

Musk with the Tesla Model S in Fremont on Oct. 1, 2011.

En los últimos días hemos analizado dicha posibilidad y si bien no disponemos de una respuesta concreta, sí que al menos podemos ofreceros los motivos por los que la firma debería, o no, embarcarse en un nuevo proyecto de vehículo eléctrico de dos ruedas.

A favor y como apuntan otros medios, Tesla dispone de la tecnología necesaria en el campo de las baterías, además de la planificación en marcha de construir la mega factoría de baterías que están planificando en el Estado de Nevada, concretamente en la ciudad de Reno.

Estas instalaciones, de tamaño descomunal, serán compartidas con Panasonic, lo que llevará en primer término a disminuir el costo de baterías para Tesla, aunque actualmente la producción de la marca no sería suficiente para absorber la ingente cantidad de baterías que la nueva factoría sería capaz de fabricar, por lo que ese remanente bien será vendido a otros clientes además de poder ser empleado en nuevos productos de Tesla.

tesla

Por otro lado la propia historia de la marca nos indica que tanto la innovación como el riesgo forman parte del ADN deTesla, poniendo en marcha proyectos extremadamente ambiciosos en cortos espacios de tiempo, por lo que un nuevo proyecto como una moto eléctrica no es tan descabellado.

La situación actual del mercado podría ser uno de los factores fundamentales, ya que el segmento eléctrico se encuentra en plena expansión, lo que se ve refrendado por las grandes marcas, como BMW e incluso Harley-Davidson, que ya están apostando por esta tecnología en sus modelos.

Esto es lo que ha llevado a distintos medios, incluidos los especializados en economía y valores bursátiles, en apostar por la entrada de Tesla en este mercado, en el que hasta ahora parece haber más proyectos, como Brammo, que marcas establecidas, como Zero Motorcycles.

tesla-model-x-model-s-ani-2

Entre los posibles motivos que podrían hacer desistir a Tesla de desarrollar su propia motocicleta eléctrica se encuentran los propios recursos de la empresa, que ya en su momento tuvo que detener la producción de su primer modelo, el Tesla Roadster, para centrarse en el desarrollo final del Model S.

Actualmente, la marca está ultimando el lanzamiento del Model X, el peculiar SUV de puertas traseras de apertura tipo alas de gaviota, que se supone en breve llegará a los concesionarios. además del rumoreado modelo pequeño de la marca, que se situaría por debajo del Model S y del que realmente nada se sabe con certeza aun.

Estos proyectos con total seguridad mantienen ocupados a los distintos departamentos involucrados en la investigación y desarrollo de producto, por lo que la inclusión de un nuevo modelo de dos ruedas prácticamente obligaría a la creación de un nueva división, dada la diferencia de la tecnología inherente a los modelos de dos ruedas.

tesla-charging-station

De la misma manera, una e-bike o similar podría ser también totalmente plausible dentro de la gama de productos de Tesla Motors, además de requerir menos recursos, y hasta la fecha tampoco ha habido signos de movimientos o intenciones de ese tipo en la firma de Elon Musk.

El propio estado económico de la firma también es un misterio, porque si bien el alto valor de las acciones de la marca en los últimos tiempos es bien conocido, por el contrario Tesla es muy reservada con la publicación de sus cifras de ventas, lo que ha llamado la atención de más de un analista financiero en alguna ocasión.

Lo cierto es que Tesla necesita capitalizar todos sus esfuerzos de los últimos tiempos, traduciéndolos en ventas, lo que nos lleva a la receta más antigua del mundo de los negocios, maximizar los recursos para minimizar el gasto, por lo que es más probable un escenario en el que la marca aprovecha las plataformas y tecnología ya disponibles en lugar de apostar por una nueva línea de producto antes de haber rentabilizado la inversión del Model S y sus derivados.

1378802804_g_0

Aunque viniendo del mismo hombre que pretende colonizar Marte y que recientemente adquirió el Lotus submarino empleado en el film de de James Bond, La espía que me amó, con el fin de transformar el vehículo de ficción en un coche-submarino real, realmente nos podemos esperar cualquier cosa.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta