Las claves del éxito del fenómeno Ducati

GD4_1135_mod-allEn los últimos años Ducati ha vivido una auténtica revolución. De ser un pequeño pero reputado fabricante de nicho, ha pasado a ser uno de los más exitosos del mercado, cuyas cifras anuales no solo continúan al alza, ejercicio tras ejercicio, sino que cada año ha batido el récord precedente.

Recientemente, la firma de Borgo Panigale publicaba los resultados del ejercicio anterior, correspondientes al año 2015, en los que mejora plausiblemente los resultados del ejercicio anterior, que ya fue muy bueno.

En total, la marca ahora propiedad del Grupo Volkswagen AG y bajo la tutela de Audi AG, ha registrado unas cifras de venta anual de 54.809 unidades en todos los mercados en los que está presente. Lo que supone un espectacular aumento de un 21.5 por ciento con respecto al ejercicio 2014, que recordemos ya fue un muy bien año. Esto nos lleva a que en 2015 mejoró su cuota de mercado en el segmento de alta cilindrada en un 0.9 por ciento, situándose ahora en un más que bueno 5,4 por ciento.

2016-Ducati-959-Panigale-USA-model-09-1024x766

El resultado en el beneficio neto total ha ascendido a los 54 millones de euros. Cifras más que buenas para un fabricante que hasta hace nada solo se dedicaba a un segmento muy concreto y minoritario del mercado, las deportivas. Y que hasta hace unos meses ni siquiera tenía modelos de media cilindrada.

El fenómeno Ducati tiene muchos motivos. El primero de ellos ha sido la inteligente diversificación de su gama. Un plan de expansión que se inició hace ahora unos años pasando de disponer mayormente de modelos de corte deportivo a una gama más amplia, basada actualmente en seis líneas o familias de producto principales, cada una de ellas con sus diferentes versiones o variantes. Y por último y no menos importante, a esto se suma que dichos nuevos modelos han llegado al mercado bajo el aura de exclusividad que aporta el nombre de la marca, que hasta hace nada era un fabricante minoritario exclusivamente asociado al diseño y la deportividad.

A la gama de superbikes y naked ya existentes y que suman hasta 10 modelos a día de hoy, se han unido las familias de la Hypermotard, con sus tres variantes, y la Multistrada, con 5 modelos bien diferenciados, incluyendo la primera variante off road de la gama, la Multistrada 1200 Enduro 2016 presentada en el EICMA de Milán 2015, donde también se renovaba al completa la familia Hypermotard, con la adición del motor Testastretta 11º de 113 caballos.

Ducati Multistrada 1200 enduro 2016 (3)

Estos modelos han sido el principal caballo de batalla en los concesionarios de la marca en estos últimos años, a los que se han unido modelos especiales como la inclasificable Diavel, que ahora ve aumentada su gama con la XDiavel. Las Hypermotard y Multistrada ha permitido a la marca acceder a un tipo de público que hasta entonces no se hubiera planteado un modelo de Borgo Panigale.

Esta estrategia de producto es la responsable de los resultados actuales de la compañía italiana, como afirmaba el propio Claudio Domenicali, el CEO de Ducati Motor Holding, que afirmaba “en el transcurso de este último ejercicio, Ducati ha demostrado la efectividad de la estrategia seguida en los últimos tres años, basada en la inversión en productos, calidad y clientes. Este crecimiento se refleja no sólo en el volumen sino en los principales indicadores financieros y muestra la solidez actual de la compañía y lo bien preparada que se encuentra ante los retos del futuro”.

Sin embargo, el verdadero acicate de las ventas y la gama de productos que tiene mayor potencial de crecimiento no es otra que la familia Scrambler. Familia compuesta por un solo modelo que deriva en hasta 6 variantes diferentes, incluyendo la recién llegada Sixty2, la versión de media cilindrada de la Scrambler.

ducati-scrambler-sixty2-2016-25_g

Al igual que con las nuevas familia de productos nacidas estos últimos años, la gama Scrambler abre aun más el abanico de posibles clientes de la firma italiana. Accediendo a un tipo de usuario más joven gracias a un producto más sencillo, económico y personalizable, que además viene acompañado de la etiqueta scrambler, una de las tipologías de modelo más en boga estos últimos años y que ha permitido a la firma italiana rescatar un nombre extraído del legado histórico de la marca y que se remonta a los años sesenta.

El resultado de la llegada de la familia Scrambler ha sido inmediato, ayudando a la marca a aumentar espectacularmente las ventas con respecto al año anterior, que por quinto año consecutivo batía su propio récord en 2014 y cuyas cifras ahora palidecen frente a las conseguidas solo 12 meses después.

En 2016 las perspectivas de crecimiento siguen siendo muy buenas, porque arranca el año con interesantes novedades en la oferta de la firma. Por un lado se estrenan las Hypermotard e Hyperstrada 939 junto a las Multistrada 1200 enduro y 1200 Pikes Peak, sin olvidarnos de las recientes incorporaciones al resto de la gama, como la Panigale 959 o la XDiavel, pero lo más importante, es la llegada del primer modelo por debajo de los 800 c.c. La nueva Sixty2 con su motor de 400 c.c. y que abre las puertas por primera vez a un amplio mercado, el de los usuarios del carnet A2.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta