La compleja situación económica de MV Agusta la podría acercar más a Mercedes-AMG

MV Agusta F3 AMG (8)La situación financiera de MV Agusta no podría ser más compleja y difícil de entender para el más profano. Si bien ha dispuesto de grandes resultados en los dos últimos ejercicios, 2014 y 2015, incluso con un crecimiento nada despreciable de un 30% con respecto a 2014, la empresa de Varese atraviesa momentos complicados financieramente hablando. Hasta el punto que hace unas semanas ha iniciado un procedimiento de insolvencia debido a la deuda que tiene contraída con bancos y proveedores por un montante en torno a los 40 millones de euros.

De hecho, la misma producción en la cadena de montaje ha debido relantizarse mientras la directiva busca una solución para recuperar la actividad normal de trabajo.

En esta situación, la empresa ha de esperar un plazo máximo de 90 días para que deudores y empleados acepten la propuesta. Y teniendo en cuenta que la firma comercialmente marcha bien, con pedidos pendientes de entregar este año y una gama que se está renovando poco a poco, es de esperar que se llegue pronto a un acuerdo. Además, de hecho este será el año en el que veamos por fin llegar la sustituta de la F4, que a pesar de múltiples renovaciones, lleva ya demasiados años en el mercado, así mismo, a mediados del año pasado, la firma italiana presentaba la interesante Turismo Veloce 800, su primera adventure.

MV Agusta F3 AMG (6)

La gama de MV Agusta se está renovando a pasos forzados, así como su red comercial, que está abriendo nuevos puntos de venta en mercados emergentes, como en la India, donde se espera la apertura de hasta cuatro puntos de venta en los primeros compases de este año.

La solución inmediata es solo una, liquidez. Y habida cuenta de que precisamente con los bancos es donde se encuentra el problema, para ello solo hay una vía, inversores.

Actualmente la compañía se divide en dos paquetes mayoritarios, la familia Castiglioni, con Giovanni Castiglioni como presidente de la marca italiana e hijo del anterior propietario, Claudio Castiglioni , que posee el 75 por ciento y el grupo Daimler, a través de su división deportiva Mercedes-AMG que posee el 25 por ciento restante desde finales de 2014.

MV Agusta F3 AMG (5)

A simple vista, la ecuación puede parecer sencilla. Daimler está en una posición privilegiada para aumentar su participación en la marca, habida cuenta de que los dos principales grupos automovilísticos rivales de Mercedes-Benz disponen de divisiones propias de motocicletas europeas. Como Ducati, que ahora es propiedad del Grupo Volkswagen AG a través de Lamborghini, filial de Audi AG. Precisamente Ducati había despertado el interés de Mercedes-AMG, pero se les adelantaba el Grupo VAG y desviaban ese interés más tarde hacia MV Agusta. Otro gran grupo es el BMW Group, que desde hace décadas cuenta con la división BMW Motorrad, uno de los mayores fabricantes de Europa.

Pero lo cierto es que el acuerdo MV Agusta – Mercedes no es tan sencillo como pudiera parecer, ya que es bien sabido que Giovanni Castiglioni no está de acuerdo en soltar el timón de la marca, y en Daimler no son precisamente aficionados a regalar el dinero o invertir a ciegas.

Por lo que si un acuerdo con Mercedes no fructificase quedaría tan solo un camino, la inversión de una tercera parte. Inversores del estilo de Investindustrial, la compañía que precisamente vendía Ducati Motor Holding al Grupo VAG en 2012.

MV Agusta F3 AMG (4)

Globalización

Pero, ante todo subyace la pregunta de la necesidad real que puede tener Daimler de una marca como MV Agusta, una firma que a pesar de estar renovando y ampliando su gama, para dejar de ser un fabricante exclusivamente de deportivas, continúa siendo una marca de nicho. Fuertemente especializada, precisamente debe su fama a la exclusividad de sus productos y eso significa precios altos y por tanto, bajas cifras de venta.

La respuesta es simple. Ducati.

Basta con echar un vistazo a la firma de Borgo Panigale y sobre todo a sus resultados financieros de los últimos ejercicios para entenderlo. Un crecimiento económico basado en el gran éxito de ventas de una gama cada día más ampliada, a años luz de la Ducati clásica que hemos conocido durante décadas. A principios de los noventa, las ventas de la marca se centraban en un modelo como la Monster, que por aquel entonces era el acceso a la gama. El resultado de esa política de producto es bien conocida, fracaso económico y cambio de propietarios hasta caer en manos del Grupo VAG, auténtico especialista en economías de escala.

MV Agusta F3 AMG (3)

Actualmente, la gama está comprendida entre las supersport más reputadas y la nueva Scrambler Sixty2, un modelo de 400 c.c. que milita en el segmento del carnet A2. Entre medias la firma italiana cubre los segmentos de las naked, adventure e incluso se permite el lujo de productos tan especiales como la Diavel o la XDiavel.

Esta política de productos ha propiciado la buena salud de la firma, pero no es la única causa. Porque los modelos no se venderían tan bien si no dispusieran de un legado deportivo intrínseco a un gran nombre como es Ducati, que los clientes aprecian como sinónimo de deportividad y exclusividad.

Eso es imposible para cualquier firma, independientemente del tipo de producto que comercialice, y de esa ventaja tan solo disponen muy pocas marcas, como sí sucede en este caso con MV Agusta.

MV Agusta F3 AMG (2)

La expansión de modelos de la marca de Varese no es casual, es imposible rentabilizar un fabricante de cierto tamaño con solo un puñado de modelos y plataformas. Es preciso rentabilizar instalaciones y compras con una gama amplia, que permita realizar las debidas economías de escala. Por poner un simple ejemplo, Brembo no te va a cobrar nunca igual si en lugar de comprar un disco de freno le compras 100.000 unidades al año.

En esta historia resulta curioso que tanto Ducati como MV Agusta fueron rescatadas por la familia Castiglioni durante la década de los noventa, y más que probablemente, MV Agusta puede o más bien debería seguir el camino de Ducati. Aunque actualmente Giovanni Castiglioni es más partidario de mantener la exclusividad de la firma, a la que compara como la Ferrari del mundo de las dos ruedas.

Un detalle muy importante para incluir en la ecuación es la próxima expansión que plantea Daimler para su división deportiva Mercedes-AMG, con una nueva red propia de concesionarios donde ofertar los productos con el sello AMG de la marca de la estrella. Producto minoritario dentro de la amplísima gama que dispone Daimler y donde tendría cabida perfectamente una marca exclusiva de motocicletas.

MV Agusta F3 AMG (1)

Aunque teorizar pueda ser muy entretenido, no debemos olvidar los verdaderos problemas actuales de la firma de Varese, que no solo debe solventar el problema económico, sino que no puede ahuyentar a Daimler, ya que el banco con quien tiene actualmente contraída la deuda puso en su día el condicionante de que Mercedes-Benz continuara como accionista. En caso de no serlo, puede solicitar el pago completo e inmediato de la deuda, provocando la bancarrota definitiva e inmediata de MV Agusta.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta