Honda Riding Assist Concept

Durante el Consumer Electronic Show 2017, en Las Vegas, Nevada (Estados Unidos), se ha presentado un prototipo que para muchos es uno de los mejores adelantos del mundo de la moto y para otros, seguramente sea una forma de restarle autenticidad a este característico vehículo. El concepto en concreto es el Honda Riding Assist, una moto capaz de estabilizarse por sí solo. Vamos, que no se cae.

El Consumer electronic show es una de las ferias más importantes en cuanto a tecnología y hemos visto cómo durante las últimas ediciones se han presentado desarrollos punteros y muy interesantes tanto con cuatro como dos ruedas. No es la primera ver que Honda se presenta con algo en este evento, pero el nuevo prototipo resulta muy llamativo y podría ser un adelanto realmente rompedor en el sector.

Si es verdad que no es al primera moto capaz de estabilizarse sola, pero al contrario de una de las más famosas, por poner un referente como la Lit Motors C1, que emplea giroscopios para mantener la moto en pie sin apoyos, Honda no recurre a giroscopios de ningún tipo y es capaz de mantenerse erguida aunque el piloto esté subido en la moto o se mueva para todos los lados sin ton ni son.

Honda Riding Assist Concept

Antes de comentar como funciona el sistema, decir que no está planteada su llegada a producción, ni tampoco su tecnología. Para desarrollar el sistema equipado en la Honda Riding Assist, se ha partido en gran medida del robot experimental Asimo y en el UNI-CUB, un scooter de pequeño tamaño y una sola rueda. El objetivo además de lucirse con la muestra de su capacidad en I+D, es buscar aumentar la seguridad a baja velocidad y evitar las tontas caídas en parado y a poca velocidad.

Para su fabricación se parte de la plataforma de la Honda NC750 e incorpora una pipa de dirección con ángulo de lanzamiento variable. Cuando el Honda Riding Assist se pone en marcha, el ángulo de dirección pasa de uno convencional a uno con mayor lanzamiento, aumentando la distancia entre ejes y facilitando la estabilización que como hemos dicho, no recurre a giroscopios, sino al giro de la dirección. Mediante pequeños movimientos de esta, que en ocasiones son imperceptibles, tal y como haríamos cualquier de nosotros cuando intentamos guardar el equilibrio en parado, la moto se mantiene sobre sus dos ruedas sin apoyos laterales (puedes ver el vídeo aquí).

Otro de los puntos a destacar, aunque no han dicho cómo funciona, es el curioso sistema que han desarrollado y que permite a la moto seguir a su propietario a baja velocidad sin que se vea un aparente problema en la estabilidad.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta