Harley Davidson y la importancia de las motocicletas eléctricas

Hace tan solo unos días os hablábamos de la llegada del Livewire Project a Europa, la iniciativa de Harley Davidson que invitaba a probar la concept bike eléctrica del mismo nombre a los clientes de la marca, con el único fin de recabar información acerca de las sensaciones que esta les aportaba al conducirla.

Esta semana, un artículo aparecido en Forbes recalcaba la importancia de ese modelo para la firma de Milwaukee, ya que presenta el siguiente nicho de mercado a explotar para una marca que siempre ha estado muy segmentada, con una línea de producto muy rígida, que permite muy pocos cambios.

Por lo que para la marca norteamericana, no solo representa poder competir en un segmento recién nacido que algunos aseguran es el futuro de la industria, sino poder expandir actualmente su gama, accediendo a segmentos de población a los que con su producto actual no podía llegar.

harley-davidson-street-750-2014-test-foto-statiche_11

Un ejemplo de esta expansión son los modelos Street 500 y Street 750, considerados pequeños o ligeros dentro de los estándares de la marca pero que poco a poco van copando un porcentaje del volumen de la marca y ampliando las ventas de la misma.

El propio enfoque de la serie Street difiere de la gama habitual, no en vano son los primeros modelos ligeros en décadas de Harley Davidson, logrando atraer la atención de un público al que no podían acceder ni por características ni por precio.

El proyecto Livewire continúa su periplo ahora por Europa, tras ofrecer más de 6.800 pruebas tan solo en territorio estadounidense, para este mismo año llegar a otros continentes. Con el mismo objetivo de testar a los consumidores con este nuevo producto, tan dispar de la imagen que tenemos de la marca.

web-141823_LvWr_ABL_001

Pero que con su llegada, ya en versión de producción en breve, permitirá acceder a nuevos clientes a la gama de la histórica marca norteamericana.

Deja un comentario