Harley-Davidson multada con 12 millones de dólares por las emisiones de sus accesorios Screamin Eagle

© Harley-Davidson.
© Harley-Davidson.
Harley-Davidson Iron 883 Dark Edition
Harley-Davidson Iron 883 Dark Edition

Tras el escándalo del Dieselgate de las marcas del Grupo Volkswagen, no han sido pocas las marcas que han estado en el candelero por problemas relacionados con las emisiones de sus vehículos, aunque hasta ahora, solo habían sido compañías relacionadas con el automóvil las afectadas. Por lo que nos ha sorprendido conocer como Harley-Davidson Inc. ha sido la última firma en tener problemas con las autoridades medioambientales estadounidenses.

La firma de Milwaukee acaba de recibir una multa 12 millones de dólares por comercializar productos aftermarket del catálogo Screamin Eagle que alteran por completo las emisiones homologadas de sus modelos, productos que además, deberá dejar de vender inmediatamente, teniendo que recopilar y destruir todos aquellos que continúen en los concesionarios.

El problema se centra en accesorios mecánicos Screamin Eagle que permite a los motores de la marca ofrecer un mayor rendimiento, pero que a la misma vez, muestran unos niveles de emisión de hidrocarburos y óxidos de nitrógeno notablemente mayores que los certificados por la firma ante la Enviromental Protection Agency, la EPA.

2014-harley-davidson-xl883n-iron883c

Esto ha afectado a unos 340.000 motores desde el año 2008, además de otras 12.600 unidades de motocicleta que salieron al mercado sin la correspondiente certificación de la EPA, la agencia encargada de velar por la contaminación del aire en EEUU.

Según la orden dictada por el Departamento de Justicia, Harley-Davidson deberá retirar de la venta todos los accesorios señalados antes del 23 de agosto, teniendo que recomprarlos a los distribuidores para proceder a destruirlos.

Además, Harley-Davidson deberá gastar otros 3 millones de dólares adicionales en un proyecto relacionado para reducir la contaminación del aire, según afirma el mismo Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Y como es lógico, todos los nuevos accesorios mecánicos que comercialice la firma deberán pasar anteriormente la preceptiva certificación del CAARB y de la EPA.

harley-davidson-novedades-2014

Mediante un comunicado de prensa, la firma de Milwaukee ha declarado que ha estado vendiendo estos productos desde hace más de dos décadas, bajo un enfoque normativo aceptado que permitía la venta de piezas de competición, afirmando que creían que esto era legal para un uso en condiciones de competición en ese mercado.

Aunque es evidente que el uso real que los usuarios dan a todo ese tipo de accesorios aftermarket es particular y no relacionado en absoluto con la competición. Según la marca, no están de acuerdo con la opinión de las agencias estadounidenses, pero que acatarán las decisiones tomadas, eso sí, sin admitir su responsabilidad.

Según la agencia medioambiental, esto fue descubierto mediante una inspección rutinaria y con la propia información proporcionada por Harley-Davidson.

Harley-Davidson Street Glide

La propia EPA ha estado años estudiando los componentes auxiliares y aftermarket, no en vano, hace unos años, en 2012, la corporación Suzuki fue amonestada en Estados Unidos y recibió una considerable multa por diseñar sus vehículos, tanto de dos como de cuatro ruedas, para poder instalar posteriormente accesorios aftermarket que permitían elevar el rendimiento, y por tanto, elevar las consecuentes emisiones de gases de estas mecánicas.

Fuente: Bloomberg vía Automotive News

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here