Gustavo Cuervo nos cuenta su experiencia en los JJ.OO. de Pekín

El pasado domingo la llama de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 se apagaba después de 14 días de cautivadoras competiciones. En el mismo terreno donde los atletas lo han dan todo en sus respectivos deportes, los reporteros se enfrentaron a la gran tarea de llevar los Juegos Olímpicos a la expectante audiencia televisiva del mundo entero.

Inmerso en el centro de esta actividad se encuentran personas como Gustavo Cuervo que, junto con sus compañeros y una flota de motocicletas BMW K 1100 LT, ha contribuido a proporcionar la cobertura televisiva de algunos de los deportes más emocionantes de los JJ.OO.

Conocido por muchos de los lectores, las aventuras en moto no son algo nuevo para Gustavo. Después de pilotar a través de Kenia, Tanzania y Níger sobre una BMW R 90 S hace más de 25 años, este gran aventurero ha disfrutado de algunos asombrosos viajes en motocicleta que le han llevado por 80 países en los cinco continentes.

Tras completar su viaje más reciente – un recorrido de 6.000 kilómetros por China sobre una BMW F 800 GS – Gustavo llegó a los Juegos Olímpicos de Pekín dispuesto a vivir otro tipo de aventura. Él ha sido la persona responsable de asegurar que los aficionados al ciclismo, triatlón, maratón y marcha pudieran disfrutar de la competición, transportando al cámara sobre una BMW K 1100 LT, justo en el corazón de la acción. Haciéndolo, ha contribuido a proporcionar a una audiencia potencial mundial de 3.500 millones de personas una perspectiva en primera persona de estas apasionantes disciplinas deportivas.

«He trabajado para TVE durante unos 25 años, habitualmente pilotando motocicletas con un cámara que cubría la acción sentado detrás de mi» comenta Gustavo. «Trabajé en los Juegos Olímpicos de Sidney en 2000, Atenas 2004 y ahora en Pekín 2008. Piloto las motocicletas que se utilizan para filmar el maratón, triatlón y ciclismo, 11 pruebas en total. En Pekín he formado parte de un equipo en el que había chinos, belgas, franceses y españoles, y todos trabajamos juntos para proporcionar a la televisión el material que se retransmite a todo el mundo. Es una experiencia fantástica, pero también un trabajo muy duro. En los días que hay carrera para retransmitir normalmente trabajo alrededor de 12 horas, pero incluso en los días de descanso comprobamos los equipos y hacemos recorridos para practicar«.

Gustavo comenta que el pilotaje puede ser una tarea muy exigente. Cargada con el cámara, además de los cables y la tecnología que se requiere para retransmitir imágenes en directo, la K 1100 LT tiene que enfrentarse con un peso total de hasta 500 kg. Y cuando se cubren eventos como el de las carreras de marcha, las velocidades rara vez sobrepasan los 11 km/h, lo que significa que el control de la motocicleta es crítico. Sin embargo, Gustavo hace constar que la K 1100 LT es una máquina muy capaz, incluso a bajas velocidades: «Aunque la BMW K 1100 LT no es el último modelo, es una de las motocicletas más adecuadas para hacer este tipo de trabajo. Como las pruebas que cubrimos difieren en cuanto al estilo de pilotaje que es necesario, se necesita una motocicleta versátil, que sea cómoda tanto a velocidades bajas como altas, y que también pueda transportar un gran peso.

No hay muchas modificaciones en la motocicleta, ¡aparte de todos los cables que se necesitan para retransmitir las imágenes! Lo principal que hay que tener en cuenta es que la motocicleta es mucho más pesada que la de serie, debido a todo este equipamiento, así que para evitar el poco probable problema del sobrecalentamiento se le ha instalado un segundo ventilador

Con una gran experiencia en la cobertura de pruebas de ciclismo, este deporte ocupa un lugar especial en el corazón de Gustavo: «Mi trabajo habitual en España consiste en gestionar un equipo de motocicletas para la Vuelta Ciclista a España, también he pilotado para el Tour de Francia y el Giro de Italia. El ciclismo es el deporte más interesante para cubrir, ya que las velocidades que alcanzan estos deportistas sobre dos ruedas, sin motor, ¡son asombrosas! El trabajo consiste en circular con la motocicleta en las zonas donde se lleva a cabo la acción y grabar la esencia de este deporte, sin cruzarse en el camino de ninguno de los participantes«.

Además de la sangre, sudor y lágrimas de la competición Olímpica, Gustavo piensa que China -un país desconocido para la mayor parte del mundo occidental- ofrece algunas oportunidades fantásticas para los motoristas: «La gente que visita China tiende a quedarse en la costa oeste, visitando lugares como Pekín y Shanghái. Muy poca gente considera ampliar sus horizontes y probar nuevos caminos; sin embargo, como el país es tan grande, hay muchas sorpresas que merece la pena vivir. Por ejemplo el desierto del Gobi es, sencillamente, impresionante. Hay muchas rutas en motocicleta para disfrutar

Durante dos semanas de agosto, Pekín ha estado bajo la atenta mirada del mundo. Casi 11.000 atletas han competido por 302 medallas de oro, con más de 20.000 trabajadores de medios de comunicación dedicados a capturar cada segundo de las pruebas. Los Juegos Olímpicos han hecho de nuevo que todo el mundo esté más cerca de los demás, y por primera vez en la historia reciente, China ha abierto sus puertas y ha organizado un evento de enormes proporciones. Gustavo, un veterano de tres olimpiadas, cree que los chinos han hecho una labor muy notable: «El sentimiento que predomina en Pekín es la felicidad. Los chinos están encantados de organizar las Olimpiadas en su país y son muy acogedores. He estado en todas las Olimpiadas desde Barcelona en 1992, y puedo decir honestamente que creo que los de Pekín 2008 han sido los mejores Juegos Olímpicos que he tenido el placer de vivir

(BMW Motorrad)

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta