Flathead V8 Trike. Bestia, sin más…

 

Hasta hace bien poco tenía por seguro que uno de los mejores sitios para encontrar sin sentidos con ruedas era eBay. Solo hay que buscar un poco para encontrarse con alguna pirada de pinza. Pero me abrí una cuenta de Pinterest y la verdad, hay que reconocer que le da mil vueltas a eBay en cuanto a rarezas con ruedas. De ahí es de donde he sacado el triciclo que ves en las fotos, el ‘Flathead V8 Trike’. Solo hay poner las palabras clave adecuada en el buscador y listo.

En cuanto a nuestro protagonista poco podemos decir que no se vea en las fotos y el simple hecho de lucir el nombre de ‘Flathead’ ya será toda una declaración para los aficionados a las cuatro ruedas. Si no es tu caso y no sabes que importante o interesante tiene esa palabra, te comentaré que ‘Flathead’ es un motor V8 que fabricó Ford entre la década de los 30 y la década de los 50 con diversas evoluciones. En este caso es una unidad de 1946 con una cilindrada aproximada de 336 pulgadas cúbicas, unos 5.500 centímetros cúbicos y que por una relación de compresión muy baja, 6,4:1, declaraba 100 CV desde 1942. No obstante, versiones posteriores llegaron a los 152 CV y la cultura automovilística yankee es muy extensa, fácil sería que tuviera algunos componentes para potenciarlo y estuviera rondando más de 200 CV. Lo que no falla es la transmisión, que es la misma que usaba ese motor en su época, es decir, manual de tres marchas más retroceso.

Flathead V8 Trike

El caso es que es una de esas locuras americanas que solo ellos pueden hacer, aquí con solo verlo los de industria se echarían las manos a la cabeza y vete a saber que te dirían. Además, el chasis, aunque no he encontrado que realmente lo confirme, parece ser original de un Harley-Davidson Servi-car, un cacharro que usaban en el siglo pasado los servicios públicos de Estados Unidos. Me llama la atención el eje trasero, con los palieres y el diferencial adaptados y los frenos de tambor con aletas de refrigeración procedentes de un Buick.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta