Categorías
BMW

BMW Motorrad presenta la nueva generación de ABS integral

El fabricante alemán presenta la nueva generación del ABS integral, que representa un gran avance en la evolución del sistema. Mientras que antes era una solución aislada, únicamente prevista para la regulación de los frenos, ahora se trata de un sistema incluido en la red de a bordo. El nuevo sistema ABS integral de BMW Motorrad es técnicamente más sencillo, pero, a la vez, constituye una plataforma para más sistemas de regulación dinámica. Si el cliente lo desea, el nuevo ABS permitirá que las motos BMW dispongan opcionalmente de funciones de asistencia de mayor alcance.

El primer paso se dará en 2007, ofreciendo el sistema de regulación de la tracción (Automatic Stability Control, ASC). Este sistema de regulación del resbalamiento del neumático posterior de la moto – el primero de este tipo en el mundo entero equipado en motocicletas de serie-, podrá adquirirse opcionalmente para las motos ruteras de las serie K y Bóxer de BMW.

Así es el nuevo sistema ABS Integral de BMW.

El nuevo sistema ya no se basa en el principio Plunger o en el método de presión dinámica de la generación anterior. El nuevo sistema funciona con válvulas reguladoras, un concepto procedente del sector automovilístico, con un nivel de confort excelente. Con él fue posible reducir drásticamente los golpes que se producen en la maneta del freno al activarse el ABS y producirse la respectiva modulación de presión. Ello fue posible gracias al uso de nuevas válvulas reguladoras y a un nuevo sistema de control. Gracias a la calidad del sistema, se ha dado luz verde para su uso en el segmento superior de las motos de la marca bávara.

Con el nuevo ABS integral, la presión en el freno delantero se produce únicamente de modo hidráulico y sólo por la fuerza aplicada en la maneta del freno. De esta manera, la sensación es más directa, algo que prefieren especialmente los pilotos que tienen un estilo de conducción más bien deportiva. Además, así ya no es necesario acostumbrarse al cambiar por primera vez a una moto con sistema ABS.

El nuevo sistema también mantiene la función de ABS integral parcial, es decir, la activación automática del freno de la rueda trasera al usar la maneta del freno delantero. Si se pisa el pedal de freno, únicamente se usa el freno de la rueda trasera, como en cualquier moto convencional. Las ventajas de este sistema de freno integral son evidentes. Concretamente, el sistema logra una distribución óptima de la fuerza de frenado entre las dos ruedas, considerando, además, el peso que lleva la moto. Adicionalmente, se evita que se levante la rueda posterior al frenar a tope, ya que el sistema detecta precozmente esta situación e interviene para evitarla.

En el caso de la función integral, la presión del freno en el circuito de la rueda posterior se genera mediante una bomba hidráulica accionada electrónicamente. Ello tiene la gran ventaja de disponer de una regulación de la presión completamente independiente del circuito de la rueda delantera. Sólo así se consigue una distribución dinámica y, por tanto, un reparto siempre ideal de la fuerza de frenado entre las dos ruedas y, además, únicamente así es posible que la regulación sea independiente adelante y atrás. En caso de un fallo de la bomba hidráulica o de alguno de los componentes electrónicos, el freno posterior funciona de modo convencional, es decir, de modo puramente hidráulico. En ese caso, queda anulada la función integral del freno. Ello no incide en absoluto en la capacidad de frenado de la rueda delantera. En el caso de un fallo de esta índole, los frenos siguen funcionando perfectamente, aunque sin ABS.

Así funciona el sistema ASC.

El sistema antipatinamiento es una función adicional muy útil, especialmente en el caso de motos que disponen de un par motor muy alto, aunque también si cambian las condiciones de la calzada y si éstas son resbaladizas. El ASC es la ampliación lógica del sistema ABS.

El sistema ASC evita que la rueda posterior patine descontroladamente al acelerar con fuerza. Al patinar, el neumático pierde su capacidad de adherencia lateral, con lo que la moto derrapa. Además, el sistema evita que se levante la rueda delantera de la moto al acelerar con fuerza, para lo que dispone de los sensores correspondientes para activar el sistema de regulación. Con ambas funciones combinadas, aumenta la estabilidad de la moto y, por lo tanto, aumenta la seguridad de la conducción. El sistema ASC puede desconectarse en cualquier momento, también si la moto está en movimiento.

Análogamente al ABS, también el ASC tiene sus limitaciones al trazar una curva, lo que se explica por las leyes físicas que rigen el comportamiento de una moto. Las limitaciones físicas de la estabilidad que, por naturaleza, tiene una moto al estar tumbada en una curva, ¡no se reducen y, mucho menos, anulan mediante el ASC!

El sistema funciona, en principio, de modo muy sencillo. Los sensores de las ruedas del sistema ABS detectan la velocidad del giro de las ruedas. Si la electrónica detecta un cambio repentino de la diferencia entre el giro de las dos ruedas, ello es síntoma de que la rueda trasera patina. Para evitarlo, se reduce el par motor a través de la centralita del motor y modificando el ángulo de encendido. Si es necesario reducir aún más la potencia, se corta el encendido durante lapsos definidos. Esta regulación se produce muy rápidamente, de modo casi imperceptible, con lo que sus efectos en el confort de la conducción y en el dinamismo de la moto sin mínimos.
(BMW Motorrad)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.