Inicio BMW BMW K 75

BMW K 75

Noticia Destacada

Renard Speed Shop BMW K 75 Custom

Renard Speed Shop Schmetterling bmw k 75 2016 (1)Una moto modificada siempre parece estar cargada de mucha más artesanía que cualquier otro tipo de vehículo. La cultura custom de nuestra época nos está regalando toneladas de lecciones de diseño, con algunas obras incluso que están llegando a inspirar e influir directamente sobre la tradicional industria. Como puede ser el caso de Yamaha con sus iniciativas Faster Sons y el Yard Built Program, auténticas transformaciones casi oficiales, ya que están alentadas por la propia marca japonesa.

En este curioso mundo no son pocos los talleres artesanos que con su buen hacer y unas dosis de diseño, originalidad y sobre todo, calidad de realización, están ganándose a pulso un nombre como auténticos especialistas en la materia. Este es el caso de Renard Speed Shop. El taller estonio que no para de sorprendernos con sus realizaciones.

En esta ocasión, no solo han vuelto a la vida a una montura que llevaba languideciendo olvidada más de una década en Alemania, además, su creación muestra un nivel de originalidad realmente elevado. Y por supuesto, con una calidad de acabados que se aprecia incluso en las fotografías.

Renard Speed Shop Schmetterling bmw k 75 2016 (4)

Partiendo de una BMW K75 cuyo único destino lógico era la chatarra, ya que hace diez años había sufrido un accidente que había logrado doblar la horquilla y abollado el depósito, lo cual a la postre era precisamente lo que haría que el resultado final fuera tan bueno, porque lo primero que tuvieron que hacer en el taller estonio fue cortar y soldar, el primer paso de las mejores obras custom que conocemos.

La modificación como se aprecia fue muy profunda, variando las geometrías de la moto por completo y la postura de conducción, la suspensión trasera dispone ahora de monoamortiguador, situado lateralmente, nueva horquilla invertida y la parte ciclo se sustituyó al completo. Las llantas son espectaculares, pero este no es el único detalle que nos llama la atención.

Respetando la mecánica original, encontramos toda una streetfighter con una imagen moderna y rompedora. No todas las custom deben ser retro. Detalles como el depósito en metal cepillado, o el asiento de Alcantara donde se embute el piloto trasero, son auténticas obras de artesanía, con un resultado estético sin igual. Según afirma el taller estonio, esta montura no es una mera obra estática, ya que según describen, el centro de gravedad es ahora incluso más bajo y presenta una comodidad de uso mejorada, por lo que su propietario puede disfrutarla a diario.