Toyota presenta en el Salón del Automóvil de Ginebra un vehículo eléctrico de tres ruedas, dos delante y una detrás, que asegura es tan fácil de conducir entre el tráfico urbano como una moto o scooter.

TOYOTA_iROAD_01_GMS_2013Compacto y eléctrico, su imagen recuerda un tanto a la de otro vehículo eléctrico, el Renault Twizy, y también a scooters de tres ruedas, como es el caso del Piaggio Mp3, sobre todo por el sistema de inclinación, en el caso del Toyota i-ROAD, una tecnología de Inclinación Activa que inclina el vehículo de forma automática según se afrontan las curvas o lo balancea equilibrándolo sobre superficies irregulares.

Toyota presenta el i-ROAD como un vehículo no más ancho que un scooter, 850 mm, lo que supone una capacidad de circular entre el tráfico urbano bastante destacada, una de las ventajas del modelo, capaz de recorrer 50 kms y una recarga de batería que se completa en tres horas.

Como hemos comentado, este Toyota recuerda un tanto al Renault Twizy en elementos como las puertas o la posición de conductor y pasajero, cubiertos y por tanto sin necesidad de llevar casco.

El Toyota i-ROAD tiene un longitud de 2.350 mm, una altura de 1.445 mm y una distancia entre ejes de 1.700 mm. Estas cifras, unido a la anchura que antes hemos comentado supone que este tres ruedas puede ser aparcado en una plaza de moto,

A diferencia de un scooter o moto, Toyota destaca el hecho de que al contrario de una moto o scooter, al conducir el i-ROAD no es necesario corregir o compensar las inclinaciones, tampoco mantener el equilibrio al circular a bajas velocidades.

Iluminación interior, calefacción, audio y sistema Bluetooth acompañan el i-ROAD.