Línea Directa Aseguradora ha reunido en Madrid a los principales representantes de los distintos sectores del mundo de la moto para tratar un asunto de cadente actualidad como es el empleo del casco entre los usuarios de la moto.

La utilización del casco es mayor en las localidades con más población y entre los datos estadísticos se desprende que el mayor porcentaje de uso se da en las ciudades de más de 100.000 habitantes; el 97.9% en las motocicletas y el 91.9% en ciclomotores y disminuye en las ciudades con menor número de habitantes.

Así se desprende de las estadísticas que ha presentado Anna Ferrer, Directora del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, en el transcurso de la mesa redonda organizada por Línea Directa Aseguradora, dentro de su programa “En moto, seguro” y cuyo tema principal era “El casco, protección natural”.
La mayor parte de los accidentes se producen en zona urbana y en colisión frontal, mientras que en carretera, la principal causa de accidente es la salida de la vía. La época del año que mayor riesgo concentra son los meses de mayo a julio, cuando la llegada del buen tiempo provoca que más motoristas salgan a la calle.

Según Anna Ferrer, el objetivo de la Dirección General de Tráfico para 2008 es que el 95% de los conductores y el 85% de los acompañantes usen el casco. Para ello se hacen más campañas de control, que previamente se avisan mediante los medios de comunicación y los organismos locales.

Francisco González, Vicepresidente de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados explicó en qué situación se encuentra el trámite parlamentario que solicita la reducción del IVA del precio de los cascos, y que una vez conseguida la unanimidad parlamentaria se ha topado con la Unión Europea (UE), cuyos organismos están muy influenciados por los países nórdicos, en donde el uso de las motos es mucho menor.

González reconoció que aunque pueda parecer una cantidad insignificante, la diferente aplicación de IVA puede representar un ahorro muy importante para potenciar el uso del casco en un segmento, el de los jóvenes, en el que los recursos económicos suelen ser más reducidos y por esa razón se accede en menor medida a la adquisición de un elemento de seguridad como es el casco.

Montserrat Caputto, Teniente de Alcalde Delegado de Seguridad Ciudadana y Tráfico del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, en representación de uno de esos sectores regionales que presentan un menor uso del casco, aseguraba que su equipo ha tenido que hacer un trabajo continuado de campañas para concienciar a la población.

En esta localidad se han regalado más de 2.000 cascos, pero la concienciación va acompañada también de la multa económica, que se ha incrementado en sólo unos meses de los 60 a los 120 euros que se pagan ahora. Y es que Caputto considera que cualquier infracción merece su correspondiente sanción porque “funcionamos mejor cuando nos duele el bolsillo”.

La Delegada de Tráfico del Ayuntamiento de Sanlúcar ha aprovechado la mesa redonda para pedir apoyo a las instituciones en el proyecto de construcción de un Parque de Educación Vial de 4.000 metros cuadrados que tienen previsto comenzar las obras en el mes de enero.

Ángel Villamor, Médico traumatólogo especializado en lesiones de motoristas, defendió el uso del casco integral por encima del llamado ‘casco abierto’, que deja al aire la zona más débil, el área facial. Una contusión con desplazamiento de la mandíbula puede provocar lesiones en la zona alta de la parte cervical.
Las cifras que se manejan en los estudios que aportó el Dr. Villamor son escalofriantes, pero de ellos se extraen conclusiones alentadoras como que en las zonas en las que se ha impuesto el uso obligatorio del casco se ha rebajado la mortalidad en los accidentes, o que el uso de cascos con colores más visibles reduce la accidentalidad.

Andrés Liébana, Director General de Zacatín España, importador de la marca de cascos SHARK y David Canosa, Responsable del Departamento de accesorios de BMW España, explicaron los avances en la tecnología en el momento del diseño y fabricación del casco. Ha habido una creencia errónea de que el casco tiene que ser rígido y en realidad debe ser en cierto modo flexible para repartir el impacto del golpe. Antes de poner un modelo a la venta, se realizan pruebas de exposición a temperaturas extremas, fricción o túnel de viento. La seguridad y el confort son los objetivos finales.

Josep María Armengol, de la Asociación SÍ A LA MOTO, sugirió como usuario la posibilidad de que al igual que los coches traen de serie el cinturón de seguridad, las marcas de motos se alíen para que el casco forme parte de los elementos de serie de la moto.
Antonio Regidor, Director de Contenidos de Alesport, defendió la actuación de los medios de comunicación como vía para vender una buena imagen de los conductores de motocicleta, informar de la normativa y estudios al respecto y además formar a los usuarios.
(Línea Directa Aseguradora)