Madrid recibe por primera vez el trabajo de Ferry Clot, y lo hace de la mano de Fernando Latorre, uno de los galeristas más importantes y prestigiosos de la capital, dedicado durante años a difundir el arte contemporáneo más vanguardista.

El propio Latorre destaca que las piezas de Ferry Clot “son esculturas, piezas magistrales, únicas en el mundo, de un gran valor creativo, que como galerista y fanático de las motos, es un honor presentar.

Campeón del Mundo de Customizadores 2007 en Sturgis (EEUU), Ferry Clot conjuga sus dos grandes pasiones, el arte y la pasión por las motos, en obras como la Guindilla, la Harley-Davidson Superglide del 82 con la que se proclamó vencedor mundial.

En sus obras Clot busca, no sólo modificar y personalizar cada una de las piezas hasta llegar a convertirlas en objetos exclusivos, sino además, hacernos sentir “emociones estéticas” que van desde la libertad y la rebeldía, hasta la sexualidad.

“Art chopper” arte sobre ruedas es pues en una cita ineludible para los fanáticos y amantes de las motos, así como también para aquellos que gustan de disfrutar del arte en todas su facetas.

La exposición estará abierta al público hasta el 15 de julio en la Galería Fernando Latorre, Doctor Fourquet 3, Madrid, en horario de 11 a 14 y de 17 a 21 horas y sábado de 11 a 14 horas.

Puedes obtener más información visitando la web HotDreamsMarbella.com.

Sobre Ferry Clot:

Nacido y criado en Barcelona, Ferry Clot pronto empezó a sentir una especial atracción por el arte en sus facetas de pintura y escultura. Al mismo tiempo su hermano Franxa le contagiaba el interés por las competiciones de cualquier tipo mientras fueran sobre ruedas, incluso obtuvieron varios títulos comarcales de enduro aunque todo esto sucedía unos años despues de que sus padres Xavi y Pili le regalaran su primera moto como premio a los buenos resultados obtenidos en la escuela.

La moto se encontraba en bastante mal estado pero con la ayuda de su hermano pronto aprendió a repararla. A ella le siguieron una larga serie de motos compradas con el corazón pero tan antiguas y maltratadas por sus anteriores dueños que había que estar muy puesto en labores mecánicas para poder circular con ellas.

Ferry las reparaba, customizaba y vendía por algo más de lo que le habían costado hasta darse cuenta de que su pasión podría convertirse en su profesión.

Después del servicio militar en 1992 Ferry abrió las puertas de Quality Customs en Barcelona, un taller nada convencional donde se customizaban y potenciaban todo tipo de motos. A finales de 2001 decidió dejar la gran urbe para trasladarse a Marbella donde fundó Hot Dreams, un taller dedicado a la fabricación por encargo de motos únicas y exclusivas, rodeado de un equipo internacional de grandes profesionales formado por la sueca Karin Hjort, secretaria y relaciones públicas; el barcelonés Jordi Campano, encargado de la facturación, compras y confección de la web www.hotdreamsmarbella.com y el inglés Terry O´Connor, especialista en mecánica general de motores de cuatro tiempos.

Ferry considera que gran parte de su éxito se debe al haber entrado en la escena custom mucho antes de que la industria motociclista la considerara relevante. Ahora que el sector custom se ha convertido en un gran negocio gracias al empuje televisivo, Ferry construye cada año algunas motos de gran calidad aunque también dedica parte de su tiempo a diseñar nuevas piezas o componentes.